viernes, 8 de junio de 2012

Indígenas de Potosí llegan y hacen vigilia

Casi 8.000 comunarios ingresaron en la sede del Gobierno. Dejaron cuatro policías heridos.

Alrededor de 8.000 indígenas del norte de Potosí arribaron ayer a la ciudad de La Paz y establecieron una vigilia en el centro del poder político para exigir al Gobierno la expulsión de la empresa canadiense South American Silver y la liberación del dirigente originario Cancio Rojas, detenido preventivamente en el penal de Cantumarca.
Movilización con incidentes. El mallku de la Federación de Ayllus Originarios Indígenas del Norte de Potosí (FAOI-NP), Jaime Fernández, afirmó que unas 8.000 personas ingresaron en la sede del Gobierno por la autopista y anunció que pueden sumarse más comunarios para respaldarlos.
Por el fuerte control policial, la marcha no pudo entrar en la plaza Murillo y menos llegar al Palacio Quemado, cual era la intención de los originarios del norte de Potosí que partieron de Mallku Quta el 28 de mayo para exigir la salida de la empresa canadiense, que actualmente opera en la región, además de otras siete demandas contenidas en un pliego entregado a las autoridades nacionales.
Debido a que no lograron su objetivo, los marchistas se dirigieron a la Vicepresidencia del Estado, ubicada en la calle Ayacucho, a dos cuadras del Palacio de Gobierno, donde instalaron una vigilia en espera del resultado de una reunión que iniciaron sus dirigentes con las autoridades del Ministerio de Minería.
Según el informe que ofreció el subcomandante departamental de la Policía de La Paz, Johnny Troncoso, cuatro efectivos fueron heridos por los movilizados y trasladados a un nosocomio para que reciban la atención médica correspondiente.
Informó que los uniformados fueron agredidos cuando los marchistas intentaron ingresar en la plaza Murillo y durante su vigilia ante la Vicepresidencia. En tono preocupado, la autoridad explicó que se decidió el despliegue de pocos efectivos policiales debido a que se confiaba en que no habría incidentes.
Sin embargo, los marchistas les quitaron a los uniformados sus escudos de protección y a otros los arrastraron hasta el centro de la calle, donde procedieron a patearlos, según la versión de Troncoso.
El mallku de los suyus Charqa Qhara Qhara del norte de Potosí, Damián Colque, dijo que el contingente no se retirará de La Paz hasta que se expulse a la empresa extranjera, porque —dijo— se trata de defender su región y cuidar los recursos naturales pertenecientes a los bolivianos.

EL MINISTRO de MINERÍA, MARIO VIRREIRA, DIJO QUE EL DIÁLOGO ESTá CONDICIONADO a LA INTERVENCIÓN DEL MINISTERIO PÚBLICO, a fin de IMPEDIR QUE SIGA LA EXPLOTACIÓN ILEGAL DE ORO en la zona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario