sábado, 6 de febrero de 2016

Enriquecen Medicina del siglo XXI Chamanes Matsés escriben Enciclopedia

Antes de la Guerra del Acre los Matsés fueron vecinos de los Pacahuara y compartían, además de la misma lengua y sus saberes mágicos. En el siglo XX, los Pacahuara tuvieron su último reducto en aislamiento voluntario ocupando el noreste de Pando, alrededor de Cachuela Esperanza, pero fueron desterrados y exterminados en dramáticas etapas: por los siringueros de Nicolás Suárez durante el auge de la goma, por sicarios y paramilitares durante las dictaduras y por madereros con influencias estatales en la democracia, incluyendo el actual régimen.

En cambio sus parientes los Matsés pudieron huir a los montes altos donde el bosque es más inaccesible, aislándose en un territorio que rompe fronteras entre Brasil (Estado de Amazonas, vecino del Acre) y Perú (la gigante provincia Loreto).

Gracias a su aislamiento voluntario los Matsés mantienen sus tradiciones y conocimientos sin mácula alguna, y entre sus 2.000 habitantes hay un centenar de chamanes que son únicos en el planeta.

PRIMERA ENCICLOPEDIA ESCRITA POR HAMANES

Aunque están amenazados por una trasnacional canadiense que inició perforación de pozos petroleros en su territorio, los Matsés resisten todo avasallamiento fortaleciendo su identidad cultural.

Usando una caña de tacuara, los hombres matsés soplan tabaco, o polvo de “nënë”, por la nariz de los otros hombres para darles fuerza y energía. Asimismo, para obtener valor y energía, y mejorar las habilidades de caza, tanto hombres como mujeres utilizan un fluido antibiótico segregado por una especie de rana verde conocida como “acaté” en Perú o “kambô” en el Brasil. Los hombres recolectan el fluido frotando la piel de la rana con un palo. Luego se aplica en pequeños agujeros que se queman en la piel del receptor. El mareo y las náuseas pronto dan paso a una sensación de claridad y fuerza que puede durar varios días. Es una eficaz purificación del cuerpo y del alma.

Estos saberes mágicos, sumados a una mitología que la historia oral preservó venciendo siglos, constituyen indudablemente un tesoro cultural de la humanidad.

Los Matsés están conscientes de ello y aceptaron la oferta de unos buenos antropólogos peruanos para escribir, de mano propia y en su idioma Pano originario, un libro de Medicina Natural conocido hoy como la “Enciclopedia Matsés”.

Acaté, el nombre peruano de aquella generosa rana verde que exuda la sustancia antibiotica, fue adoptada por la organización científica que apoyó en la edición del libro.

“Los chamanes describen cómo los animales del bosque están involucrados en la historia natural de las plantas y se conectan con cada enfermedad”, explica Christopher Herndon, presidente del grupo Acaté Conservación del Amazonas.

El libro de 500 páginas —explican sus editores—, “marca la primera vez que los chamanes de una tribu amazónica han creado una transcripción completa de sus conocimientos de Medicina, escritos en su propio lenguaje y con sus propias palabras”.

Cada entrada de la enciclopedia incluye el nombre de la enfermedad, la descripción de sus síntomas e indicaciones de qué planta usar para las preparaciones terapéuticas.

“Los insumos para las prácticas tradicionales provienen de los bosques y son una alternativa renovable y gratuita para el tratamiento de enfermedades endémicas como la leishmaniasis”, remarca Herndon.

En su elaboración intervinieron los chamanes o curanderos mayores de la etnia, documentando las plantas y sus usos. Los jóvenes fueron responsables de transcribir esos conocimientos y fotografiar las plantas.

Los Matsés aceptaron transmitir sus conocimientos con la expresa condición de que sea escrito y publicado en su lengua materna, como un modo de garantizar que esa sabiduría medicinal no sea robada por trasnacionales o “investigadores” que se apropian de aquellos secretos para patentarlos y lucrar sin escrúpulos. Sus Derechos de Autor ya han sido registrados debidamente.

Pero además la Enciclopedia Matsés permitirá compartir los conocimientos de los viejos chamanes con sus jóvenes descendientes, muchos de ellos ya letrados gracias a la educación bilingüe que rige en las comunidades indígenas de Amazonia peruana y brasileña.

MAGIA DEL ACATÉ, UNA RANA MÉDICA

El kambô (nombre en Brasil) o acaté (en Perú) es una rana cuya secreción natural contiene una sustancia que actúa como poderoso energizante natural, capaz de combatir y eliminar disturbios de salud en el ser humano, aumentando la eficiencia del sistema inmunológico.

Los chamanes lo utilizan para prevenir y curar las enfermedades, y también como revitalizante físico.

En la obtención de la sustancia que posee, la rana no es herida; el colector ora palabras mágicas pidiendo al espíritu amigo del kambô que traiga la cura.

Espontáneamente el acaté suelta la sustancia medicinal, después de la colecta la rana será dejada en el mismo árbol en donde se la encontró.

(Sol de Pando)

DATOS

- El libro escrito por ellos mismos y en su lengua Pano, no será compartido fuera de las comunidades Matsés ni publicado en otros idiomas.

- Es un material didáctico que esta nación de chamanes usará en la educación de sus hijos que aprenden a leer y escribir en su idioma nativo.

- Contiene enseñanzas sobre cómo curar el cuerpo y el alma usando medicinas vegetales y de origen animal propios del bosque.

- Así como los Pacahuara en el norte amazónico de Bolivia, los Matsés, más meridionales, eran millones y su territorio era un solo bosque-continente nutrido por los afluentes del Amazonas.

- Pertenecían a un país llamado Pano, su familia lingüística.

jueves, 4 de febrero de 2016

Yuquis Evacuan en comunidades inundadas de Chimoré

El asambleísta departamental por la comunidad Yuqui, Abel Laira Guaguasu, informó que al menos tres comunidades asentadas sobre la ribera de los ríos Ichilo y Chimoré en Cochabamba sufrieron inundaciones a consecuencia de las intensas lluvias, por lo que se inició un operativo para evacuar a los afectados.

Dijo que se trata de 240 familias yuquis que se encuentran incomunicadas por el desborde de ambos, y que están expuestas a enfermedades y a los mosquitos que ya habrían ocasionado algunos casos de fiebre amarilla.

El asambleísta solicitó a las autoridades departamentales y nacionales prestar auxilio para activar un escudo epidemiológico y enviar dotaciones de agua.

El gobernador Iván Canelas informó ayer que enviará en las próximas horas una nota a la Asamblea Legislativa Departamental (ALD) pidiendo la declaratoria de emergencia para Cochabamba./Erbol

miércoles, 3 de febrero de 2016

Indígenas, en riesgo por las lluvias

Con cinco personas que reportaron fiebre y sin la posibilidad de que un médico llegue en su auxilio, por los caminos cerrados debido a las lluvias, los indígenas del pueblo Yuqui afrontan el riesgo de contraer algunas enfermedades tropicales.

En el pueblo Yuracaré también hay problemas con las vías.

Los pueblos indígenas del trópico de Cochabamba están asentados, en su mayoría, en las orillas de los ríos y las distancias desde los centros poblados, como los municipios de Villa Tunari y Chimoré, implican viajes de tres horas o más. Pero, ahora, las lluvias lo impiden.

El asambleísta yuqui, Abel Iaira, quien participó en una reunión de la Asamblea Legislativa, ayer, informó que desde su zona reportaron que hay cinco personas, entre ellas un niño, con fiebre y temen que puedan contraer dengue u otra enfermedad tropical. La situación se da desde el jueves 28 de enero.

“El tema de los mosquitos nos preocupa, hay gente que se está enfermando y todavía no tenemos brigadas del Servicio Departamental de Salud (SEDES) que nos hayan visitado”.

Las precipitaciones pluviales anegaron los caminos y los médicos no pueden llegar hasta las comunidades de Bia Recuaté, Soltera y Tres Islas, que habitan cerca de los ríos Ichilo y Chimoré.

La asambleísta indígena yuracaré, Graciela Morales, explicó que en su Tierra Comunitaria de Origen (TCO) hubo lluvias que no inundan las viviendas, pero que sí afectan el ingreso de los vehículos.

lunes, 1 de febrero de 2016

Los afrodescedientes buscan revitalizar y difundir su cultura

Con el objetivo de rescatar y revalorizar a este pueblo, el pasado martes se llevó a cabo el taller “Ganyingo Revitalizando la cultura AfroBoliviana”, en el que participaron varios intelectuales y artistas oriundos de distintas poblaciones de los Yungas de La Paz. El curso se realizó con el apoyo de la Fundación para el Periodismo y el Fondo del Embajador para la Preservación Cultural de los Estados Unidos.
El primer expositor fue el historiador afrodescendiente Juan Angola Maconde, quien hizo un recorrido por los hitos que marcaron la llegada a América de pobladores del África, especialmente de la región subsahariana de ese continente, secuestrados por los tratantes de esclavos de España, Portugal, Inglaterra y Holanda para llevarlos a trabajar a las minas de Potosí a principios del siglo XVII.
Apenas llegaban a suelo sudamericano eran llevados a los Yungas de La Paz para aclimatarlos y posteriormente eran llevados a marchas forzadas hacia las minas donde, por las bajas temperaturas y la altura, su esperanza de vida no era mucha y morían, por lo que sus propietarios se dieron cuenta que era más caro traerlos y por lo tanto empezaron a prescindir de ellos.
Los que sobrevivieron retornaron al lugar a donde habían llegado, los Yungas, y allí empezaron formar las comunidades que actualmente existen. Con el correr del tiempo, por la influencia del quechua, aymara y el castellano, dejaron de hablar los dialectos de su lugar de origen y formaron un lenguaje muy particular.

El habla
A su turno, el lingüista Raymundo Nova presentó el libro de su autoría “Gramática del lenguaje afroboliviano” y explicó que en el texto demuestra que ellos poseen un idioma y no un dialecto, o “como muchos piensan, que es un español mal hablado”. Detalló que muchas de las palabras del español provienen de términos que les pertenecen como zamba, ñeque, ladino, etc.
Otra de las expositoras fue Carmen Angola, la primera fotógrafa afrodescendiente, miembro del Club Internacional de Fotógrafos con Altura, participó en más de 10 exposiciones colectivas con diferentes temáticas y en las que destacan las imágenes del pueblo de donde proviene. Sus trabajos se caracterizan por el uso de papel sepia para las fotografías en blanco y negro de rostros.
Explicó que actualmente trabaja con niños y niñas de las comunidades yungueñas con fuerte presencia afroboliviana a quienes les enseña fotografía para inculcarles el rescate y perduración de los saberes de su pueblo, sus ancestros, que expresen desde su mirada su sentir sobre ellos mismos, además de contribuir al desarrollo de sus habilidades.
Sharon Pérez es una artista plástica que nació en La Paz, su padre era de Chicaloma y la madre aymara. Contó que hasta muy joven no se reconocía como afrodescendiente y recién cuando ingresó a la Universidad Mayor de San Andrés se interesó en el arte africano y a partir de ese hecho se involucró más en conocer sus raíces.
Los últimos ocho años se dedicó a rescatar sus orígenes, descubrió que tiene familiares en los Yungas, La Paz y Cochabamba, y se dio cuenta que el arte que practica le ayudó a reconstruir su historia personal. Pinta sobre puertas y ventanas que dejaron de usarse, utiliza una técnica mixta con latones y busca que sus obras reflejen el color de la piel. El templo de Coripata tiene un San Martín de Porres pintado por ella.



El habla afroyungueña promete variedades

Según John Lipski, el estudio de los enclaves lingüísticos afrohispánicos promete arrojar luz sobre las variedades dialectales habladas por los descendientes en las colonias hispanoamericanas, pero hoy en día sólo quedan restos muy diluidos de lo que pueden haber sido auténticos dialectos estructurados. El caso más extraordinario de retención de elementos se da en una región poco mencionada en el contexto de la lingüística afroamericana, Bolivia.

Un total de 9 consultas a pueblos indígenas acaban con aprobación

La Dirección General de Gestión Socio Ambiental, dependiente del Viceministerio de Desarrollo Energético, llevó adelante nueve procesos de consultas a naciones y pueblos indígenas en materia de hidrocarburos en 2015. Todos ellos concluyeron con la aceptación de los proyectos.

Se trata de consultas realizadas en cinco departamentos del país a un total de 173 comunidades campesinas e indígenas que aceptaron el desarrollo de estos proyectos en sus jurisdicciones, de acuerdo con datos proporcionados por esta Dirección en un informe de rendición pública de cuentas.

Los nueve proyectos fueron para el desarrollo del campo Caigua (Tarija), la exploración sísmica 2D Huacareta-área centro, la exploración sísmica 2D Huacareta-área norte, la adquisición sísmica 2D cuenca Madre de Dios-área Nueva Esperanza (La Paz) y la expansión gasoducto Sucre-Potosí fase I.

sábado, 30 de enero de 2016

Pueblos aymaras enfrentan heladas y sequía

Entre 2012 y 2014 murieron más de 10.000 alpacas en la zona de Pelechuco, Bolivia, producto de las largas sequías, fuertes heladas y el deterioro de los pastizales que ocasiona el cambio climático. Los pueblos aymaras dependen de la fibra de alpaca para subsistir y sufrieron una reducción de sus ingresos anuales, hasta llegar a obtener tan solo $2 a $3 anuales por animal.

Para mejorar la supervivencia de los animales y la economía de las familias vulnerables, la organización Protección Animal Mundial llevó a cabo un proyecto piloto como solución sostenible a largo plazo. Esta iniciativa se desarrolló en estrecha cooperación con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura en Bolivia (FAO-Bolivia), y el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras (MDRyT).

REFUGIOS

Este plan piloto, que por la sencillez de sus acciones promueve fácilmente la gestión de su propia resiliencia (acciones para enfrentar la adversidad) y replicabilidad, consistió en la construcción de refugios que protegen a las alpacas del frío, las recurrentes nevadas y de la lluvia, además de pozos artesanales que funcionan a pedal y bebederos que proveen a los animales de las familias beneficiarias con agua limpia y suficiente para el consumo.

“Sería ideal poder replicar esta solución en zonas afectadas por el embate de condiciones atípicas del clima, que causan falta de agua, alimento y temperaturas extremas”, expresó el director regional de Operaciones en Desastres para Latinoamérica, Gerardo Huertas.

miércoles, 27 de enero de 2016

Indígenas ayoreos se suman a la campaña por el NO

La Central Ayorea Nativa del Oriente Boliviano (Canob) resolvió ayer sumarse a la campaña por el NO a la modificación parcial de la Constitución Política del Estado (CPE), que busca otra posible reelección del presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García en las elecciones generales de 2019.

El presidente de la organización ayorea, que está afiliada a la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), Manuel Chiqueno, informó a Erbol que firmaron ayer, en Santa Cruz, un convenio con la Coordinadora Nacional de Defensa de la Constitución Política del Estado (Conalpadeco). La Conalpadeco es uno de los frentes que encabeza en el país el rechazo al cambio de la Carta Magna.

Criticó del gobierno de Morales que sus derechos hayan sido vulnerados y se refirió a los casos Chaparina y Takovo Mora. Asimismo, reclamó por la detención de la presidenta de la Cidob, Melva Hurtado, envuelta en el caso de supuesta corrupción en el Fondo de Desarrollo Indígena Originario Campesino (Fondioc).

“La Cidob está descabezada, la Central de Pueblos Étnicos de Santa Cruz (Cpesc) está descabezada y deberían ser ellas quienes encabecen este movimiento por el atropello de las autoridades nacionales a nuestros derechos, por ejemplo, con el tema del caso Chaparina, por el Tipnis, el caso de Takovo Mora, esos son atropellos que nosotros los pueblos ayoreos hemos vivido”, afirmó.

Indicó que en ningún gobierno del pasado, el movimiento indígena estuvo dividido como en la gestión del Movimiento Al Socialismo (MAS). “Hemos hecho un acuerdo para buscar otro desarrollo, otra manera de unificar nuevamente a los pueblos indígenas y a todas las organizaciones sociales a nivel nacional porque hoy en día estamos viviendo con muchas paralelas (organizaciones divididas)”, manifestó.