jueves, 31 de julio de 2014

Video Confirman contacto en el Acre con indígenas Ashaninka en aislamiento voluntario

Trabajadores de la Fundación Nacional del Indio (Funai) contactaron hace un mes con indígenas ashaninkas que hasta ahora vivían aislados en el estado de Acre, en una zona de la Amazonia en la frontera entre Brasil y Perú, según ha informado la institución difundiendo un video con imágenes de ese primer contacto.

Expertos brasileños estiman que indígenas aislados -vistos por la FUNAI en 2006- que pertenecen al grupo lingüístico “pano”, atravesaron la frontera de Perú a raíz de presiones ejercidas por taladores de madera clandestinos y narcotraficantes en sus tierras.

Según el indígena jaminawa José Correia, una de las personas que se comunicó con los indígenas aislados, llegaron en busca de armas y aliados.

“Contaron que fueron atacados por no indígenas y muchos murieron de gripe y difteria”, agregó, citado por el portal G1 de la Red Globo.

La Funai indicó que el grupo de indígenas aislados regresó a la selva pero retornó en busca de contacto con la civilización hace tres semanas debido a que varios tenían gripe. Un equipo médico del gobierno fue enviado a la zona y trató a siete indígenas enfermos.
Vulnerables a la gripe de los invasores

Esta información fue calificada de “extremadamente preocupante” por la ONG británica Survival International, que lucha por los derechos de los pueblos indígenas en el mundo, ya que epidemias de gripe han aniquilado tribus enteras en el pasado.

Se especula con que sí hayan tenido algún contacto con madereros ilegales y traficantes peruanos, pues esta sería la causa de que varios de ellos estuvieran enfermos de gripe. Según el informe de la Funai, el día después del primer contacto los indios fueron sacados de la aldea en la que viven y llevados a una base de la organización.

Allí fueron medicados y se quedaron en cuarentena durante más de 15 días, para evitar que el virus contagiara al resto de habitantes de la aldea, ya que carecen de inmunidad para esta enfermedad, destacó el despacho de Notimérica.com.

Según ha explicado a la prensa local el coordinador general de Indios Aislados y Recién Contactados de la Funai, Carlos Travassos, los contactos fueron en todo momento pacíficos y otros indios han aceptado volver a la base de la Funai para ser vacunados contra la gripe en los próximos días.

Según Notimérica, se trata de una parcialidad en aislamiento voluntario de la etnia Ashaninka, cuyas comunidades contactadas están dispersas sobre la frontera entre Perú y Brasil, siendo mayoritariamente una nación originaria del Perú, con probados antecedentes de haber mantenido contactos con el imperio incaico en le época precolombina. Sin embargo la Funai no confirmó plenamente la identidad del grupo descubierto.

Los pueblos en aislamiento voluntario
La Amazonia brasileña alberga al mayor número de tribus aisladas del mundo.
La Funai estima que son 77, en grupos que van de cinco a un centenar de individuos.
Su voluntad de no establecer contacto con otras tribus o con el mundo exterior resulta probablemente de contactos anteriores desastrosos, de la invasión continua de sus territorios y de la destrucción de su hábitat en la selva, según Survival.

La expansión Ashaninka
El primer contacto de la Funai con este grupo aislado fue realizado el pasado 30 de junio según el registro fotográfico.

El primer contacto de la Funai con este grupo aislado fue realizado el pasado 30 de junio según el registro fotográfico.

De acuerdo a la información en el censo de 1993, los Ashaninkas constituyen el grupo indígena más importante de la Amazonia peruana: 52 461 personas que representan 21,89% del total de la población indígena censada. El total poblacional señalado incluye a 229 habitantes caquintes, a 44 436 autodenominados asháninkas -habitantes tradicionales de los ríos Apurímac, Ene, Tambo y Pichis- y a los llamados ashéninca (7796 personas), moradores de las regiones del Alto Perené, Alto Ucayali y Gran Pajonal.

Los Ashaninkas en el Brasil suman menos de 1.000 habitantes que ocupan su territorio dentro el Estado del Acre, también fronterizo con Bolivia, donde una etnia de similares características, los últimos Pacahuara, ha sido definitivamente exterminada como entidad cultural. Conocidos como kampas en Brasil y también como campas en Perú (término peyorativo), los Ashaninka brasileños se encuentran distribuidos en pequeñas localidades a lo largo de los ríos Breu, Amônia y Arara, afluentes de los ríos Envira y Yurúa, en el Estado de Acre. Su población se estimaba en 689 personas según datos del Cedi de 1991.

Es muy probable que la presencia asháninka en Brasil se deba a la acción de los patrones caucheros quienes los trasladaron desde el Gran Pajonal. Sin embargo, algunas fuentes refieren la presencia de asháninkas en territorio brasileño desde el siglo XVIII.

El primer contacto establecido con la parcialidad en aislamiento voluntario en junio pasado, revelaría que hay grupos Ashaninka que han logrado permanecer “invisibles” durante varios siglo.
Las imágenes del nuevo contacto
Los Ashaninkas en el Brasil suman menos de 1.000 habitantes que ocupan su territorio dentro el Estado del Acre, también fronterizo con Bolivia, donde una etnia de similares características, los Pacahuara, ha sido definitivamente exterminada como entidad cultural. | Foto Funai

Los Ashaninkas en el Brasil suman menos de 1.000 habitantes que ocupan su territorio dentro el Estado del Acre, también fronterizo con Bolivia, donde una etnia de similares características, los Pacahuara, ha sido definitivamente exterminada como entidad cultural. | Foto Funai

En el video, por el periodista acreano Altino Machado, los indios aparecen en la orilla de un río gesticulando y golpeándose la barriga en señal de hambre. Están prácticamente desnudos y portan arcos, flechas y uno de ellos una escopeta, aunque la Funai desconoce cómo ha llegado hasta ellos, pues hasta ahora este grupo no había sido identificado.

Una escena muestra el momento en que un ashaninka que viste shorts entrega un cargamento de bananas a dos indígenas aislados, desnudos y armados con arcos y flechas.

“El video es una de las escenas registradas en el momento en que indígenas aislados entran en contacto con el equipo de la Funai y los ashaninkas. Fue el segundo día de contacto, el 30 de junio”, explicó Carlos Travassos, director del departamento de indígenas aislados de la FUNAI, citado por el portal de noticias G1 de Globo.


No dia 29 de junho de 2014, um povo indígena isolado estabeleceu o primeiro contato com indígenas da etnia ashaninka e servidores da Funai, na Aldeia Simpatia da Terra Indígena Kampa e Isolados do Alto Rio Envira, no Estado do Acre, na região de fronteira do Brasil com o Peru.

Mujeres indígenas venderán artesanías

Las mujeres artesanas de comunidades indígenas del Territorio Indígena Multiétnico (TIM), Beni, tienen lista la primera producción de hamacas que serán comercializadas a precio justo con apoyo del Gobierno, informó ayer el ministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana.
“En los próximos días un equipo técnico del Ministerio de Desarrollo Productivo y Economía Plural visitará a las hermanas artesanas para coordinar la comercialización de hamacas, como resultado de la primera producción impulsada por el Gobierno con la dotación de hilos e insumos. Compraremos todas las artesanías de las mujeres indígenas emprendedoras y buscaremos mercados para la sostenibilidad de los talleres artesanales”, señaló.
Según informó la representante de las artesanas indígenas, María Moye (foto), más de un centenar de mujeres de ocho comunidades indígenas de San Ignacio de Moxos trabajaron en la producción de 150 hamacas que serán promocionadas y comercializadas como marca del TIM.

miércoles, 30 de julio de 2014

Weenhayeks levantan paro tras acuerdo con el Gobierno

El Gobierno, a través del viceministro de Medio Ambiente y Agua, Francisco Salvatierra, se comprometió ayer en desarrollar un plan maestro (medidas de mitigación) para la cuenca del río Pilcomayo, además de iniciar una campaña informativa con la Gobernación de Tarija y la Alcaldía de Villa Montes para elevar el consumo de pescado en la región, pues desde hace dos semanas la venta de sábalo y surubí se redujo hasta un 50% por la supuesta contaminación del río.

Con documentación en la mano, Salvatierra llegó al punto de bloqueo en el puente de Villa Montes e inmediatamente explicó el informe efectuado por la comisión interinstitucional que recorrió el curso de los ríos canutillos, Colavi y Tacobamba, hasta llegar a la confluencia con el río. El estudio es contundente, si bien hubo el incidente de la empresa minera Silver & Tin ingenio metalúrgico Santiago Apóstol por el sifonamiento producido de acumulación de colas en Potosí, no se detectó contaminación en el Pilcomayo, aunque hay observaciones.

“Toda la cuenca debe tener medidas de mitigación que comprometan a los tres departamentos (Chuquisaca, Potosí y Tarija). Este plan maestro debe salir de las gobernaciones. Esperamos que los gobiernos locales tengan la voluntad para aplicarlo. Estamos dispuestos a apoyar el plan. El Pilcomayo tiene problemas, pero que datan de hace varios años. El pescado es apto para el consumo, incluso yo comí un sábalo", dijo Salvatierra.

Posición

Tras conocer la explicación, los indígenas decidieron un cuarto intermedio. El capitán grande de la Organización de Capitanías Weenhayek de Tarija, Moisés Saipirenda, además de los líderes de las asociaciones de comerciantes de pescado, destacaron la voluntad del Gobierno, empero criticaron la ausencia de los representantes de la Gobernación y de la Alcaldía de Villa Montes. A las 12:15 levantaron la medida e inmediatamente más de 350 vehículos que estaban varados desde el lunes comenzaron a circular.

Antes del desbloqueo, a las 10:30, llegaron 80 efectivos de Tarija para prevenir hechos de violencia en los puntos de bloqueo instalados por los transportistas e indígenas en Villa Montes, Yacuiba y Caraparí. La Asociación de Transportistas 24 de Septiembre decretó un cuarto intermedio

martes, 29 de julio de 2014

Weenhayeks bloquean por segundo día y se anticipa una solución



La carretera Santa Cruz-Yacuiba en el sector de Villa Montes continúa bloqueada por segundo día por la Organización de Capitanías Weenhayeks de Tarija. En el lugar más de 300 vehículos se encuentran varados a la espera de que los indígenas levanten la medida extrema y dejen expedita la ruta internacional.

El pueblo weenhayek exige al Gobierno que baje hasta Yacuiba y brinde un informe oficial sobre la situación ambiental del río Pilcomayo. Existen informes contradictorios en torno a la contaminación del afluente por la minera Santiago Apóstol, situación que ha empezado a mermar la venta de pescados, principal fuente de subsistencia de los indígenas.

“El puente en Villa Montes continúa bloqueado por los weenhayeks, en el lugar existen más de 300 vehículos entre buses, camiones de alto tonelaje y vehículos particulares”, ha informado el periodista de EL DEBER Hilton Heredia.

El Ministerio de Medio Ambiente y Aguas hizo saber que el viceministro de la cartera se hará presente en Villa Montes, en donde tiene programado reunirse con los weenhayek a la espera de llegar a un acuerdo que permita que se levanten los tres puntos de bloqueo que mantiene cerrado el tránsito con Argentina.

lunes, 28 de julio de 2014

Los weenhayeks desconectan a Tarija de Argentina

A las 8:30 de este lunes los weenhayeks instalaron un punto de bloqueo sobre el puente del río Pilcomayo en Villa Montes, protesta que busca llamar la atención de las autoridades para proteger este cauce natural del cual extraen su sustento a través de la pesca.

La Organización de Capitanías Weenhayek (Orcaweta) tomó la determinación de bloquear la ruta internacional luego de que se conociera que las aguas del Pilcomayo se contaminaron a causa de la actividad minera. Para las 10:30 de esta jornada está previsto que bloqueen la ruta que conecta a Villa Montes con Santa Cruz.

A la medida de los wenhayeks se han sumado los comerciantes de pescado de Villa Montes. Piden al Gobierno nacional y local proteger este río de la contaminación para que puedan continuar con la actividad pesquera de la que dependen 6.000 familias.

Funcionarios públicos con lento avance en idiomas nativos

Cuando estaba en la universidad pasé un pequeño curso de guaraní, pero fue lo único, debido a que trabajo en una institución del Estado y sé que me exigirán hablar un idioma, estoy buscando cursos para aprender", contó Gabriela Pérez, quien trabaja en la Gobernación cruceña. De acuerdo a la Ley de Derechos y Políticas Lingüísticas, todos los funcionarios públicos deben hablar un idioma nativo, teniendo tres años como plazo a partir de la aprobación de esta normativa, en 2012. Los maestros son los que reportan mayor avance, aunque con dificultades.

20.000 funcionarios públicos fueron capacitados en idiomas originarios. De acuerdo a datos de la Escuela de Gestión Pública Plurinacional (EGPP), esta instancia capacitó a poco más de 20.000 funcionarios públicos en los diferentes idiomas originarios reconocidos en el país. Según fuentes oficiales, entre 2006 y 2012, el número de funcionarios públicos creció en 49.991 cargos nuevos, de 75.290 a 125.281, es decir, aún es muy baja la cantidad de personas que accedieron a esta formación, a través de la EGPP, que es la principal instancia para dictarlos. El coordinador de los cursos de idiomas para funcionarios públicos de esta instancia, Italiano Huanca, informó que el principal idioma solicitado por los participantes es el aymara, seguido del quechua y del guaraní. Agregó que los funcionarios de los ministerios son los principales interesados en estas capacitaciones. Los cursos pueden ser solicitados por las instituciones públicas y las privadas que brinden servicios públicos para su personal. Hay cursos destinados para dos tipos de beneficiarios: para los que hablan, pero no escriben un idioma y los que inician desde cero a aprender una nueva lengua. "Tienen una duración de ocho meses, aunque en la práctica los participantes lo hacen en más de dos años porque son personas que combinan sus horarios de trabajo con las clases", sostuvo. El título que otorgan es: certificación de competencias lingüísticas de habla y escritura en el idioma originario que corresponda. "Hay idiomas de pueblos indígenas que se están perdiendo, no hay muchas hablantes y mucho menos que escriban, por eso, a futuro, se evaluarán políticas para garantizar su conservación, uno de esos idiomas es el guarasu' we", aseguró Huanca. En el caso de Santa Cruz, a finales del año pasado se abrió el primer curso impulsado por el Instituto Plurinacional de Estudios de Lenguas y Cultura (IPEL).

Prevén abrir cursos a distancia. Huanca adelantó que el próximo mes de agosto se prevé abrir un curso piloto a distancia que tendrá seguimiento virtual para los idiomas aymara y quechua. "La idea es llegar a más personas, si esta modalidad es aceptada por los participantes se ampliará a los otros idiomas", aseguró.

Los cursos de idiomas deben tener certificación del Ministerio de Educación. El jefe de Unidad de Políticas Intra e Intercultural Plurilingüe del Ministerio de Educación, Wálter Gutiérrez detalló que desde que se aprobó la obligatoriedad de que los funcionarios públicos aprendan un idioma originario se amplió la cantidad de cursos e institutos que ofertan estos idiomas. Ante ello, aclaró que estos cursos deben de tener reconocimiento del Ministerio de Educación, debido a que el certificado que entreguen debe de ser validado por el funcionario público en la institución que trabaja. "Los trabajadores deben presentar su certificado de que pasaron los cursos porque se establece como requisito en la Ley 269 hablar un idioma originario. Sin embargo, aún esta ley no tiene su reglamento por eso hay un vacío en qué pasará con las personas que ya saben hablar el idioma originario, pero no tienen la certificación. Tal vez se pueda tomar un examen. Se prevé que la reglamentación sea presentada el próximo mes para aclarar estas dudas", dijo.

Se están creando los Institutos de lengua y cultura para cada nación indígena. "Los chiquitanos estamos perdiendo nuestro idioma, en mi familia, mis abuelos hablaban bien, yo entiendo, pero me cuesta hablar", contó Nidia D'Orbigny, dirigente indígena de San Ignacio de Velasco (SIV). Asimismo, recordó que en una ocasión la universidad de esta zona ofertó cursos de bésiro dictados por docentes de Francia. Por ello, resaltó que una de las principales dificultades que tienen como organización indígena, es que las personas que hablan bésiro no lo escriben y pocos accedieron a la educación superior, por lo que no pueden enseñar el idioma en las escuelas. Ante esta situación, el director del IPEL, Pedro Apala, enfatizó que se están creando los Institutos de Lengua y Cultura (ILC) para promover la investigación y uniformidad lingüística de cada idioma. En el caso de los pueblos indígenas que tienen presencia en Santa Cruz fueron creados los ILC: guaraní y chiquitano. Al respecto, Apala aclaró que el personal de los ILC también capacitará a los maestros con el apoyo de dirigentes indígenas. "La ley de educación establece que los idiomas deben ser enseñados por los mismos profesores, esto es una limitación para que los mismos indígenas enseñen, en un tiempo ellos pedían que se permita que los bachilleres indígenas puedan enseñar el idioma en los colegios, pero ahora se están buscando actividades para que ellos puedan acompañar el proceso educativo de las aulas", sostuvo.

Normalización del idioma. Los ILC Guaraní y Chiquitano fueron creados recientemente por lo que, aunque hay personal trabajando, aún no hay grandes avances en la "normalización" del idioma, que consiste en dotar de un alfabeto, gramática y diccionario a las lenguas originarias. Uno de los libros que se tiene como referencia para el guaraní es el Diccionario etimológico y Etnográfico de la Lengua Guaraní Hablada. Este es reconocido como el libro de consulta por el Ministerio de Educación. Por su parte, el ILC aymara ya tiene más tiempo de trabajo, por lo que ya "normalizó" algunas expresiones, como ser: ¡Sarañani uka qullqi williri!, que en castellano quiere decir “¡Quiero ir al cajero automático!”. Al respecto, Apala enfatizó que el objetivo de incorporar nuevas expresiones es rescatar el idioma y actualizarlo en las formas de expresarse que hay en la actualidad.

En el sistema educativo. A través de un convenio entre el Ministerio de Educación y el Centro de Idiomas de la Universidad Domingo Savio, gran parte de los profesores participaron de las capacitaciones en idiomas originarios. En este sentido, la maestra Andrea Cruz aseguró que por la falta de práctica aún tiene muchas dificultades para expresarse en quechua, que fue el idioma que aprendió.

En Santa Cruz más se enseña quechua. El director del IPEL reconoció que la mayoría de las unidades educativas escogió enseñar quechua, el segundo idioma escogido en el departamento es el guaraní. Apala detalló que las unidades educativas pueden escoger un idioma para enseñar, de acuerdo a ley, por dos principios: territorialidad, que por los pueblos indígenas que tienen presencia en un territorio o por personalidad, que consiste en el idioma que hablen los padres del estudiante. Apala aclaró que las unidades educativas pueden basarse en cualquiera de los dos principios, por lo que no está mal que hubieran escogido en su mayoría quechua. Sin embargo, afirmó que se debe trabajar en rescatar el lenguaje de los pueblos del territorio, como el guaraní.

"Desde que se aprobó la obligatoriedad para aprender un idioma originario, aumentaron las ofertas para estos cursos".

Wálter Gutiérrez
Jefe de Unidad de Políticas Intra e Intercultural Plurilingüe del Ministerio de Educación

"Los chiquitanos estamos perdiendo nuestro idioma, en mi familia, mis abuelos hablaban bien, y yo entiendo, pero me cuesta hablar y tampoco sé escribir".

Nidia D'Orbigny
Dirigente indígena

"El objetivo de la ley es promover la conservación de los idiomas originarios de los pueblos
indígenas presentes en cada departamento".

Pedro Apala
Director del Instituto Plurinacional de Estudios de Lenguas y Cultura (IPEL).

Recibirán sus títulos el 2 de agosto
Jóvenes de seis naciones indígenas defienden tesis en idiomas nativos

Detalles. El próximo 2 de agosto, 121 profesionales egresados de las tres universidades indígenas de Bolivia (UNIBOL), serán titulados en carreras productivas: 36 de la Universidad Indígena Aymara “Tupak Katari”; 36 de la Universidad Indígena Guaraní, “Apiaguaiki Tupa” y 49 de la Universidad Indígena Quechua “Casimiro Huanca”. “En general la formación que brindó la universidad fue con un enfoque productivo intercultural, para afianzar la cultura de los pueblos indígenas originarios”, destacó el coordinador de estos centros de estudio, Carlos Callisaya. Callisaya señaló que una de las características de los profesionales, es que recibieron formación plurilingüe, es decir, en el idioma originario de cada región donde se encuentra su Unibol. Por ello, el próximo 2 de agosto defenderán sus proyectos en estos idiomas: aymara, quechua, weenhayek, bésiro, mojeño y guaraní y también en un idioma extranjero.

Formación. El Ministerio de Educación les entregará títulos con las leyendas que estarán escritas en dos idiomas: castellano y la correspondiente a la nación originaria del estudiante. “Al ser profesionales indígenas, tienen un conocimiento de la lengua, conocen y trabajan directamente en las comunidades y esto le da una capacidad de desenvolverse directamente en áreas rurales también dentro el Estado”, afirmó.

Carreras. Ingeniería Forestal; Ecopiscicultura y Medicina Veterinaria y Zootecnia, entre otras, son las carreras con enfoque productivo que ofertan las Unibol. Por otra parte, existe una red de universidades indígenas a nivel latinoamericano de la que forman parte las Unibol, por lo que los títulos profesionales tienen también una validación a nivel internacional. Callisaya agregó que se prevé inaugurar nuevas carreras previo consenso con las organizaciones indígenas.

Antecedentes. El Decreto Supremo Nº 29664, de 2008, establece la creación de estas tres universidades indígenas con el objetivo de facilitar la formación educativa de este sector.

Punto de vista

Elías Carey
Escritor Guaraní

"El cumplimiento del plazo está preocupando al Magisterio"

"El aprendizaje de los idiomas originarios está respaldado en la Constitución Política del Estado y en dos leyes más.

Además, se crearon los Institutos de Lengua y Cultura (ILC) para cada nación y la dotación de más de 150 items para estos institutos está permitiendo que se investigue y unifique la lingüística. Estas leyes establecen que los funcionarios públicos deben aprender obligatoriamente un idioma originario del territorio donde trabajan para poder facilitar la comunicación con los pueblos indígenas. Por eso el cumplimiento del plazo está preocupando más al Magisterio. Aunque considero que esto no va a ser algo rígido porque la misma normativa establece grados de comprensión: comunicación, escritura, entre otros. En el caso de las escuelas es necesario que no solo haya un maestro para enseñar los idiomas, sino que todos los profesores lo apliquen en sus materias, que sea transversal. Por mi trabajo pude visitar escuelas y vi que hay interés en aprender las lenguas. En una escuela guaraní de una comunidad de Camiri hay estudiantes que van de visita para conocer esta cultura.

viernes, 25 de julio de 2014

Pueblo Weenhayek anuncia bloqueos desde el lunes

El capitán grande del pueblo indígena Weenhayek, Moisés Sapiranda, informó el jueves que a partir del lunes iniciarán medidas de presión si es que autoridades no se presentan en Villa Montes para hacer conocer los resultados del análisis del agua del río Pilcomayo ante una posible contaminación por residuos mineros.

"Realizamos una asamblea con todas las capitanías del pueblo Weenhayek para tomar acciones en contra de las autoridades, porque mucho se está dilatando la información de los estudios para saber si están contaminadas o no las aguas del río Pilcomayo", dijo Sapiranda a la ABI.

Explicó que el pueblo Weenhayek vive de la pesca en el río Pilcomayo y que la falta de una información certera está llevando a que los comercializadores de pescado ya no adquieran el producto.