sábado, 27 de agosto de 2011

Tres etnias con más de 26 mil personas habitan el TIPNIS

El Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), está habitado por tres pueblos indígenas principales, con más de 26 mil personas. Dos de estas etnias con una tradición de alta movilidad geográfica como son el t’simane y yuracaré, y el pueblo mojeño que incluye a mojeños, ignacianos y trinitarios, caracterizados por tener una población mayormente sedentaria, proveniente de misiones jesuíticas que les impulsaron a desplazamientos en la búsqueda de mejores tierras o la Loma Santa.

La fundación Tierra, en su estudio “Territorios Indígena Originario Campesinos en Bolivia”, señala que de estos pueblos, los t’simanes son los más vulnerables debido a su forma de vida semi itinerante, por lo que están expuestos a permanentes agresiones externas por parte de traficantes de tierras, explotadores ilegales de madera y otros.

Al sur y en colindancia con los Territorios Indígena Originario Campesinos (TIOC) y a la vez área protegida del TIPNIS, dice el estudio, están las zonas de colonización de comunidades campesinas del Chapare con fuerte tradición de producción agrícola en parcelas familiares, muchas de ellas dedicadas a la producción de coca.

En total, en el TIPNIS, son siete las TIOC que ocupan 2.3 millones de hectáreas consolidadas, que representan alrededor del 11 por ciento del total de estos territorios titulados a nivel nacional. Los siete TIOC están afiliados a la CIDOB a través de dos organizaciones regionales, al CPIB en caso de siete de los nueve territorios y la Central de Pueblos Indígena del Trópico de Cochabamba que agrupa a los pueblos yuqui y yuracaré. Los TIOC de esta subregión tienen 26.028 personas.

El TIOC TIPNIS es el más extenso de la subregión, tres veces más que el segundo más grande, el Territorio Indígena Multiétnico ((TIM I). Además, hay que tomar en cuenta que es un área protegida y gran parte de ese territorio se inunda en épocas de lluvia, lo que limita el asentamiento de comunidades hacia el sur del territorio y al norte del Beni.

La fundación tierra dice que la distancia entre las demandas y lo titulado se ha reducido consideradamente, ya que el 83 por ciento de las solicitudes iniciales fueron consolidadas con títulos ejecutoriales de carácter colectivo. Las demandas de los territorios de los pueblos t’simane y mojeño ignaciano son las que más recortes han sufrido a favor de terceros, algunos ya consolidados y también con tierras fiscales identificadas.

LÍNEA ROJA En el sur del TIPNIS, una parte del territorio demandado se ha excluido de la titulación y fue saneado a favor de comunidades campesinas del Chapare. El lindero que separa a esa zona es conocido como “línea roja” y es un área de constante presión demográfica por su elevada cantidad de población y la existencia de algunos asentamientos ilegales dentro del área protegida del TIPNIS, agrega el estudio.

Hasta ahora, agrega, se ha titulado un poco más de 125.000 hectáreas en favor de terceros y tienen todavía en proceso 2.001.000 hectáreas adicionales, en tanto que no hay áreas en proceso de saneamiento a favor de estos TIOC.

A nivel político administrativo, la región se caracteriza por tener municipios de gran extensión en el departamento del Beni y de menor tamaño en Cochabamba y santa Cruz.

En el Beni los municipios son sólo tres: San Borja, Santa Ana del Yacuma y San Ignacio de Moxos, con una pequeña implicación de Loreto, mientras que en Cochabamba, los municipios son Villa Tunari, Chimoré, Shinahota, Puerto Villarroel y en Santa Cruz, Yapacaní.

La mayoría de los límites municipales en esta región sigue los cursos de los ríos, razón por la que los municipios tienen una forma alargada. Los únicos límites trazados como líneas rectas son aquellos entre San Borja, y Santa Ana del Yacuma y San Borja y San Ignacio de Moxos, dice Tierra.

Agrega que el mayor problema en la región son los límites departamentales, como el límite indefinido entre Cochabamba y el Beni, así como el límite entre Santa Cruz y Beni, marcado con una línea recta en algunos lugares que también genera incertidumbre entre los lugareños. Lo mismo ocurre con el límite entre el Beni, La Paz y Cochabamba que no está identificado en terreno.

Datos.

Territorio Indígena.

El Territorio Indígena y Parque Natural Isiboro Sécure (TIPNIS), es un Territorio Indígena Originario Campesino, (TIOC), reconocido como tal y protegido por la Constitución Política del Estado

TIOC

El Territorio Indígena Originario Campesino (TIOC) es reconocido oficialmente como una

unidad con derecho a la tierra, al uso y aprovechamiento exclusivo de los recursos naturales renovables en las condiciones determinadas por la ley, a la consulta previa e informada y a la participación en los beneficios por la explotación de los recursos naturales no renovables que se encuentran en sus territorios.

TIPNIS

El Territorio Indígena y Parque Natural Isiboro Sécure (TIPNIS) forma parte de un total de otros 189 territorios titulados en el país, con un total nacional de 20.7 millones de hectáreas.

Los pobladores de este territorio se oponen a la construcción de una carretera que atravesará el área protegida del Parque Isiboro Sécure.

También hay ganaderos y colonizadores

El estudio de la fundación Tierra, explica que los t’simanes y los yuracarés son parecidos en cuanto a su forma de vida itinerante, en pequeños grupos dispersos, utilizando los ríos como vías de transporte y por lo tanto moviéndose en amplios territorios de difícil acceso para otros actores.

Explica que los terceros de la subregión son hacendados, ganaderos y colonizadores de origen andino, tanto quechuas como aymaras que llegaron a la apertura de las carreteras de Cochabamba-Santa Cruz y La Paz-Trinidad.

La extensión media de las propiedades de los terceros es de alrededor de 53 hectáreas, y existen 6.182 propiedades en el total de las demandas. “Estos datos plantean que existe una mayoría de colonos, de ahí el número tan bajo de hectáreas en promedio, mientras que si bien los ganaderos benianos son minoría en población, poseen extensas propiedades”.

En reiteradas oportunidades los indígenas que habitan en el Isiboro Sécure, han denunciado el interés de los colonizadores, la mayoría cocaleros y los ganaderos de avasallar sus tierras. Temen que con la construcción de la carretera entre Villa Tunari y San Ignacio de Moxos genere mayor conflicto de intereses afectando gravemente la conservación del Parque Isisboro Sécure y sus pueblos originarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada