viernes, 19 de agosto de 2011

Sin diálogo... Marcha indígena sigue firme y rechazan encuentro con Ministro

Un día después que los cívicos y munícipes anunciaran movilizaciones por el Censo 2011, el presidente Evo Morales comenzó ayer su jornada en Santa Cruz entregando recursos del IDH al sistema universitario y anunciando que una delegación de ministros escuchará a los dirigentes de Potosí sobre las demandas por falta de obras de desarrollo. Respecto a su aparente mayor dolor de cabeza, la marcha indígena, anunció el envío de su ministro de la Presidencia, Carlos Romero, a buscar el diálogo en San Ignacio de Moxos, hasta donde llegarán unos 600 caminantes que en defensa de su hábitat se oponen a la construcción de una carretera que partiría el Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).

“Me he informado que nuestros hermanos indígenas que marchan de Beni hacia La Paz piden mi presencia, por razones de tiempo estamos delegando al ministro de la Presidencia para que rápidamente pueda reunirse, para debatir diferentes temas”, indicó Morales.

De ese modo el Jefe de Estado rompió el silencio y trazó la línea de cómo enfocará otros dos problemas: el de los indígenas y el de los potosinos. El conflicto en El Alto de La Paz, que igual que Santa Cruz demanda el Censo de Población para el 2011, fue desactivado, al acordarse con los dirigentes vecinales un cuarto intermedio en las movilizaciones. Después de cuatro días, la sede de Gobierno volvió a la normalidad.

Un cuarto foco conflictivo, el de Tarija, donde los campesinos reclamaban el reglamento del bono ProSol mediante el bloqueo de las principales vías, fue solucionado tras la promulgación de la norma requerida y el pago de los Bs 4.500 que exigían al gobernador masista Lino Condori. Este conflicto provocó el lamentable deceso de un menor que no pudo llegar oportunamente a un recinto médico.

Indígenas rechazan a Romero. Pero los indígenas parecen ser los huesos más duros de roer. Desde Trinidad, el dirigente de la Central Indígena de Pueblos del Oriente Boliviano (Cidob), Adolfo Chávez, respondió a Morales a su retorno, de la marcha, luego de solicitar licencia por su estado de salud, y ratificó que los pueblos indígenas no están dispuestos a reunirse con ninguna otra autoridad de Estado que no sea el propio presidente. "Tenemos información de que el Presidente no vendrá a dialogar a San Ignacio. Por eso la marcha continuará, no es necesario que bajen los ministros si no está el Presidente", señaló.

También aprovechó para atacar nuevamente a la modelo y ex-candidata a la gobernación por el Beni, Jessica Jordan y pedirle que “vuelva a las pasarelas”, en vez de meterse en política.

Tensión y presión. En San Ignacio de Moxos, donde un cabildo resolvió apoyar la construcción de la carretera, el dirigente vecinal Paúl Núñez atacó al diputado indígena Pedro Nuni que dirige la marcha y lo acusó de estar en las filas del opositor Movimiento Sin Miedo (MSM), exaliado del MAS.

Y así, mientras opositores dicen que con esa carretera Morales pretende beneficiar a los cocaleros del Chapare, los indígenas pretenden cubrir 500 kilómetros rumbo a la sede de Gobierno, curando sus callos durante el día y caminando de noche.

Mientras, en Santa Cruz una comisión recolecta alimentos y medicamentos. Paralelamente, otros dos brazos se mueven internacionalmente. Uno de ellos, según Leonardo Tamburini, director del Centro de Estudios Jurídicos y Sociales (Cejis), apunta a impedir la construcción de la ruta partiendo el Tipnis porque viola los derechos humanos de los indígenas y su derecho a la consulta previa. Otro apunta a que una comisión logre en Brasil que este país suspenda el financiamiento para la polémica vía, perjudicial en el diseño de su tramo II para los indígenas, y vital para el desarrollo, según el gobierno, que parece ser de vida o muerte para ellos... o de desarrollo, según dice el gobierno de Morales.

80 Kilómetros
Han caminado los marchistas rumbo a la sede de Gobierno. Están a 7 kilómetros de San Ignacio de Moxos.

PUNTO DE VISTA

JIMENA COSTA
ANALISTA POLÍTICA

Los cocaleros son su base social, más que los indígenas"

“Cuando el presidente Evo Morales subió al poder tenía a tres sectores orgánicos que lo respaldaban: los cocaleros, los indígenas y los campesinos, pero conforme ha pasado el tiempo se han ido desmarcando. Primero fueron los campesinos después de la renuncia de su exasambleísta Román Loayza y ahora por la construcción de la carretera a través del Tipnis tiene en la balanza a los otros dos sectores. Si yo fuera su asesora le dijera que apoye a los indígenas porque se juega su imagen internacional de medioambientalista y defensor de los indígenas que vende a nivel internacional, pero es seguro que no lo va a hacer porque también se ha dado cuenta que los únicos orgánicos, léase leales que le quedan son los cocaleros y si a ellos les ha prometido la carretera, seguro que les va a cumplir porque esa volverá a ser su base para enfrentar un nuevo reto electoral".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada