martes, 23 de agosto de 2011

Indígenas retoman la marcha y suman respaldo de mosetenes

La VIII marcha de los pueblos indígenas, reanudó ayer su caminata, segura de llegar a La Paz y rechazando la acusaciones del presidente Evo Morales; mientras tanto la Central Regional de Tsimanes y Mosetenes (CRTM) “Pilón Lajas” resolvió sumarse a la movilización en defensa del TIPNIS.

El secretario de Tierra y Territorio de la Central de Pueblos Indígenas del Beni, Guillermo Suárez, informó ayer en Trinidad que la caminata empezará hoy muy temprano desde Puerto San Borja, una comunidad ubicada a 20 kilómetros de San Ignacio de Moxos.

Según los reportes de medios, los marchistas fueron recibidos con aplausos y vítores, y anoche se preparaban para pasar la noche en su campamento bajo un fuerte frío que llegó a ese sector.

El vicepresidente de la CRTM, Mauricio Saravia, informó en Rurrenabaque a Página Siete que por lo menos 40 delegados se incorporarán a la movilización en las próximas horas.

La Tierra Comunitaria de Origen (TCO) de la CRTM tiene 22 comunidades y cada una enviará dos representantes.

Saravia argumentó su participación en la marcha ante el eventual “peligro” que representa la construcción de una carretera por el centro del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), y que similar situación podría suceder con la TCO de Pilón Lajas.

“Esta vez va ser TIPNIS, próximo será Pilón Lajas y otras TCO que también pueden ser avasallados por el Gobierno”, dijo.

La marcha liderada por la Confederación Indígena del Oriente Boliviano (CIDOB) y por el TIPNIS, entró en su segunda semana de caminata hasta la ciudad de La Paz, después que la esperanza de diálogo se esfumara tras las acusaciones y declaraciones del presidente Evo Morales.

Sobre las acusaciones de Morales, Saravia dijo que es una muestra de la inclinación del Jefe de Estado hacia los campesinos y cocaleros porque la carretera que propone y que pasará por el TIPNIS favorecería a los cocaleros y posiblemente al narcotráfico.

Saravia y Suárez coincidieron en que el gran objetivo de la movilización indígena es la defensa de la “casa grande”, denominada al territorio, a las tierras comunitarias de origen que tienen calidad de propiedad colectiva.

El proyecto cuenta con un crédito del Banco de Desarrollo de Brasil, según el embajador de ese país en Bolivia, existe financiamiento aprobado para el tramo I y III y que el II debe cumplir con ciertas condiciones como el estudio socio ambiental.

Saravia manifestó que por estas circunstancias, las organizaciones indígenas están perdiendo la “confianza” en el Gobierno, en relación a la primera gestión; acotó que se siente “defraudado” que un Gobierno indígena se enfrente con los indígenas.

Para destacar
Alejamiento El Pueblo Ayoreo resolvió bajarse de la marcha de 500 kilómetros previstos que, poco más menos, medio millar de originarios realiza desde hace una semana en oposición a la construcción de la carretera que unirá los departamentos de Beni y Cochabamba, dijo ayer su líder Paúl Núñez luego de denunciar el abandono de los suyos por parte de la organizadora Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano.


Más integrantes En las próximas horas, chimanes y mosetenes de Pilón de Lajas se sumarán a la columna de marchistas debido a que temen que después de la TCO TIPNIS también se actuará de la misma manera en otras reservas naturales como la TCO Pilón Lajas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada