martes, 16 de agosto de 2011

Para las mujeres, las uñas son un símbolo de belleza y el reflejo de su individualidad, sean éstas cortas o largas de forma natural, acrílicas, con diseños aerografiados, esmaltadas con colores brillantes, llamativos o sobrios. Al igual que el cuero cabelludo, las uñas tienen queratina, por lo que es importante saber que requieren de cuidados especiales. La maceración es una amenaza constante para las uñas y las manos, es recomendable protegerlas de los jabones y detergentes, utilizando guantes en trabajos domésticos. Es necesario cortar las uñas, de preferencia después de salir del baño. Las manos y uñas deben ser hidratadas con cremas especiales o lociones cremosas, que le darán un aspecto suave. Se aconseja la aplicación, por lo menos dos veces durante el día y antes de dormir. Las uñas limpias y cuidadas lucen siempre muy bien, aunque no está demás, pintarlas y combinarlas con el color de ropa. Sin embargo, se debe hacer la elección apropiada del color y la calidad del esmalte para que las uñas no resulten dañadas. El cuidado y la presentación de las uñas es fundamental Limar Con una lima metálica o de cartón, dar forma a las uñas después de haber aplicado el quitaesmalte para retirar el esmalte utilizado con anterioridad o simplemente para limpiarlo. Éstas deben usarse suavemente con movimientos de izquierda y derecha hacia el centro. Limpiar Aplique un producto quitacutículas antes de introducir las manos en un recipiente con agua caliente y un poco de jabón. Aguarde tres minutos, saque las manos del agua y limpie bajo las uñas y bordes. Empuje las cutículas hacia atrás, sin necesidad de cortarlas. Pintar El truco para evitar sobrepasar los bordes, es colocar el pincel en la parte central de la uña y deslizarlo ligeramente hacia las puntas y cubrir la totalidad con otras dos pinceladas, evitando mojar el pincel en el esmalte por segunda vez. Intente usar una cantidad moderada, de lo contrario, las uñas podrían adquirir volumen y lucirán poco elegantes. Déjelas secar a la perfección si desea que la manicura dure el mayor tiempo posible.

La artista Nora Moore Lloyd, descendiente de la tribu Ojibwe, inaugura hoy en el Museo de Etnografía y Folklore (Musef), a las 19.30, la muestra de documentación fotográfica 50 años del Pow Wow, Encuentro de tribus originarias de Norteamérica, una costumbre de los pueblos nativos estadounidenses y que es considerada como el tiempo del encuentro con los ancestros.

La activista norteamericana, que fue parte de la Comunidad Indígena Estadounidense de Chicago, explica que cada reservación tiene un festival tradicional, y las personas que viven en las ciudades retornan a las reservaciones porque muchos viven en las ciudades y esperan esta fecha para la celebración y el encuentro con los amigos y familiares.

El término pow wow proviene de la palabra powwaw, que significa “líder espiritual” en el idioma de los indios del pueblo nativo estadounidense de Narragansett. Respecto a las naciones nativas bolivianas, la fotógrafa dice que ellos expresan alegría y mantienen su cultura de una manera maravillosa. “Es muy emocionante saber de estos pueblos”, añade.

Morre Lloyd considera que al mantener y preservar las tradiciones de los pueblos ancestrales, el ser humano puede encontrar su equilibrio con la naturaleza, con una forma de pensar diferente en la que se pone a la comunidad delante del propio del individuo.

Tradicionalmente el Pow Wow era una ceremonia religiosa donde los guerreros se reunían para bailar y celebrar sus logros importantes dentro de la comunidad indígena.

Actualmente, el evento se ha convertido en un tipo de festividad o fiesta importante que algunos lo denominan Festival de Pow Wow. Para los nativos americanos es una oportunidad para compartir, enseñar y dar a conocer su modo de vida y patrimonio cultural ancestral. También Es una oportunidad para organizar concursos de bailes y exposiciones de artesanía tradicional.

Estos encuentros se han convertido en un importante medio de expresión de la identidad indígena y la preservación cultural.

Sobre la documentación fotográfica de la muestra, la activista descendiente de la tribu Ojibwe detalla que son una serie de fotos en una combinación de imágenes de hace más de 40 años y otras actuales.

“El Festival ha cambiado con el transcurso de los años, por ejemplo en la vestimenta, pero no así en la alegría que comparten los descendientes y miembros de las tribus”, afirma Moore Lloyd, quien revela que gusta fotografiar a los ancianos que tienen la sabiduría de los pueblos.

La música es una parte importante y central dentro de los Pow Wow. Los hombres tocan instrumentos de percusión, como tambores, mientras los bailarines expresan su destreza en diferentes bailes que se mantienen como parte del patrimonio cultural en EEUU.

Respecto a la distancia existente entre Bolivia y EEUU, la fotógrafa nativa piensa que ambos pueblos mantienen los valores como el respeto por la naturaleza y la forma de apreciarla, es —el pensamiento— como un mensaje a la humanidad.

El estilo de las canciones que se interpretan en la ceremonia varían, pero en general sus entonaciones se encuentran en registros agudos.

DIVERSIDAD

En la Reserva de Wemotaci, Québec, Canadá, cantan en el idioma atikamekw, y a veces en francés e inglés, porque las ceremonias frecuentemente se realizan junto a otras comunidades. En cada una de las reservas se organiza el festival como una de las actividades culturales más importantes del verano estadounidense.

La fotógrafa invitó a la ciudadanía paceña en general a participar del Pow Wow y a observar las fotografías en las que se reflejan las tradiciones y costumbres de las naciones indígenas, que se mantienen vigentes en los Estados Unidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada