miércoles, 24 de agosto de 2011

EEUU reconoce llamadas a indígenas y pacta con Bolivia "ocultar" el contenido

El Ministro de la Presidencia, Carlos Romero, informó este martes que la Embajada de Estados Unidos reconoció haberse contactado con algunos dirigentes de los pueblos del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).

Romero dio a conocer que, por un “acuerdo de caballeros”, no se darán a conocer los contenidos de las conversaciones que tuvo la Embajada Norteamericana con los dirigentes indígenas.

La autoridad dijo que se coincidió con Estados Unidos en mejorar sustancialmente los mecanismos de comunicación y coordinación en el ámbito de la comisión mixta que se encuentra trabajando en acuerdo marco bilateral.

En horas de la tarde, Romero se reunió con el Ministro Consejero de la Embajada de Estados Unidos, William Mozdzierz, quien acudió a la convocatoria del gobierno tras la denuncia de contactos telefónicos que tuvo esta instancia diplomática con el diputado Pedro Nuni (MAS); Rafael Quispe, dirigente de Consejo Nacional de Markas y Ayllus del Qullasuyu (Conamaq) y Roxana Marupa, esposa del presidente de la Central de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob) Adolfo Chávez.

“La Embajada ha reconocido de manera expresa que esas comunicaciones registradas corresponden verazmente a llamadas sostenidas entre el asesor de la sección política y económica de la Embajada Norteamericana, el señor (Eliseo) Albelo, con los líderes, con las personas indígenas ya informadas por el gobierno nacional”, sostuvo.

Según explicó, el objetivo de la diplomacia norteamericana con estos contactos era la de obtener información sobre la situación del país, del contexto de las dinámicas sociales y políticas para tener una valoración de la situación contextual en cada coyuntura.

El gobierno, a raíz de estos contactos, precisó que la representación de Estados Unidos violó el artículo 41 de la Convención de Viena, que establece que quienes gozan de privilegios e inmunidades deben respetar las leyes del Estado receptor y no inmiscuirse en asuntos internos.

“El representante de la Embajada dijo que en caso de que el Estado boliviano pueda producir nuevas investigaciones y que revelen que funcionarios de la Embajada o de Usaid (Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional) han incurrido en una injerencia política interna que afecta al Estado boliviano, ellos se comprometen a asumir las medidas que corresponden”, expresó.

Por su parte, el Ministro Consejero Mozdzierz manifestó que su país no tiene “nada que ver con la marcha indígena”.

“Mantenemos nuestro compromiso de mejorar relaciones dentro del marco del respeto mutuo”, sostuvo el diplomático, en un breve contacto con los medios de comunicación.

El canciller David Choquehuanca se encuentra de viaje en la ciudad de Lima, Perú, donde asiste a la XXXII reunión del Consejo Andino de Ministros de Relaciones Exteriores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada