miércoles, 24 de agosto de 2011

“El espíritu de la tribu Apache es el orgullo”

“El espíritu de la tribu de los apaches es el orgullo, es el sentimiento que nos caracteriza, estamos orgullosos de nuestros ancestros, de la tierra que nos ha visto nacer, estamos orgullosos de nuestras tradiciones y de nuestras familias”, dijo ayer Gya Sharee Watson en la Reunión Anual de Etnología (RAE) que celebra sus 25 años de aporte a la investigación científica en Bolivia.

La originaria estadounidense danzó un baile ritual en el Museo de Etnografía y Folklore (Musef) junto con otros representantes nativos que presentaron una muestra del Pow Wow, un festival que reúne anualmente a los grupos nativos de los EEUU.

En la RAE, como cada año, se desarrollan los seminarios, ponencias y charlas magistrales en las que participan expertos y estudiantes en un intercambio de conocimientos científicos irrestricto.

Los Apaches es un nombre colectivo dado a un grupo de naciones indígenas culturalmente cercanas del este de Arizona, noroeste de México (norte de los estados de Sonora y Chihuahua), Nuevo México, y regiones de Texas y de las Grandes Llanuras.

Vestida con un traje típico, elaborado por los miembros de su pueblo, Gya Sharee afirmó que al menos existen en su tribu unas 50 mil personas, y que una importante cantidad vive dentro de la Reservación que se encuentra en Arizona.

EL RESPETO

La nativa apache remarcó que entre las creencias que se mantienen de forma ancestral en su pueblo, primero está el respeto por todo, por la Tierra, las personas, los seres vivos y el universo. Dijo que en las tradiciones que su tribu guarda, existen muchas creencias como la que un dios creó la tierra y al ser humano, pero primero creó a la mujer.

Sobre las tradiciones y rituales que cumplen las mujeres apache, Gya Sharee explicó que, debido a que los apaches son un pueblo muy fuerte, existe una ceremonia especial del paso de una niña a mujer, que es la siguiente etapa en su vida. Las mujeres apache tienen cuatro etapas de vida que son la infancia, la adolescencia, la adulta y la vejez.

MUJER Y CEREMONIA

“Somos un pueblo fuerte, y nuestras jóvenes y mujeres deben ser también fuertes para poder dar a luz hijos sanos, para seguir edificando al pueblo apache”, remarcó la originaria estadounidense y reveló que la ceremonia de las niñas que se convierten en mujeres es una tremenda exigencia física en el baile ritual. Son cuatro días de danza desde antes que salga el sol hasta que se pone.

La ceremonia se realiza cuando la niña apache tiene su primer período menstrual, como el inicio de la edad adulta.

COMPLEMENTARIEDAD

Sobre la complementariedad entre el hombre y la mujer, la danzante apache explicó que su pueblo cree tradicionalmente que en la familia está el orgullo y la fuerza. “Las familias son fuertes y los hombres deben apoyar a las mujeres, es la única forma de ser más fuertes”, aseveró.

Descartó cualquier actitud machista de los hombres en su tribu, porque ellos saben que no deben hacer enojar a una mujer apache, porque ellas son muy fuertes. Recalcó la espiritualidad que mantienen los nativos en su país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada