viernes, 19 de agosto de 2011

Padres e hijos acompañan la marcha en defensa del TIPNIS

Caminan evitando el sol, intentando mantener el paso y no desmayar en el camino. Hombres y mujeres, indígenas de todo el país, llevan más de 50 kilómetros recorridos desde que partieron el lunes de Trinidad rumbo a la ciudad de La Paz.

Los marchistas piden al Gobierno nacional que respete su territorio y no construya una carretera por un parque nacional sin consultarlos.

En el grupo no sólo hay hombres, adultos y ancianos, sino también mujeres y niños. Algunos menores no han aprendido a caminar y ya están acompañando a sus padres en un viaje a pie de 500 kilómetros en defensa de su territorio.

Loreto llora mientras su madre habitante del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) busca apaciguar su llanto. No tiene fiebre como otros menores.

Su madre, Juana de la comunidad El Paraíso, la alza y juega con ella hasta que el llanto se aleja y la niña sonríe.

Doña Juana marcha junto a su hija de cuatro meses, cuando se cansa de caminar su esposo la releva con la niña y la marcha continúa.

Iyambae toma su leche en mamadera bajo la copa de un árbol a un costado del camino. El niño tiene el pelo negro y los ojos grandes. Fue bautizado de esa forma en la Asamblea del Pueblo Guaraní (APG), aunque su verdadero nombre es Robins.

Su madre, Delina Cumandiri está acostumbrada a luchar por la defensa de los derechos de su pueblo como parte de la Asamblea del pueblo Guaraní. Cuando salió de su comunidad para marchar, cogió en los brazos a Iyambae y dejó en su casa a sus otros tres hijos.

Iyambae para los guaraníes quiere decir sin dueño.

Situaciones de esta naturaleza son relatados por diferentes medios, en tanto la marcha indígena avanza hacia la sede de Gobierno, con la esperanza de que su demanda será escuchada por el Presidente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada