lunes, 15 de agosto de 2011

Los yukis y etnias cruceñas reclaman sus derechos

Desde su territorio de origen (Cochabamba) llegaron al menos seis indígenas de la etnia yuki para unirse al grupo de más de 450 originarios de Santa Cruz que partió ayer rumbo a Trinidad a fin de sumarse a la marcha en defensa no solo del parque nacional Tipnis, sino para exigir respeto a los derechos y territorio de los nativos.
A la cabeza del líder máximo de los yukis, José Isategua, llegaron a la capital cruceña cinco hombres desde sus comunidades asentadas en los municipios cochabambinos Puerto Villarroel y Chimoré, cargando mochilas, flechas y arcos y que en el transcurso de hoy llegarán a Trinidad para sumarse a las otras 40 personas de esa etnia.
“El problema no es el Tipnis, el tema central es la defensa del territorio nacional de los indígenas y de nuestras TCO”, afirmó Isategua, que por más de cuatro horas albergó a sus marchistas en la sede de la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano hasta conseguir dinero para costear los pasajes y buscar ayuda para que un menor enfermo de tuberculosis que está en la delegación de Beni sea atendido de urgencia.
El problema económico es el denominador común entre las delegaciones indígenas. Por ejemplo, la dirigencia del pueblo ayoreo también buscó la forma de conseguir dinero para llegar hasta Trinidad.
En horas de la tarde, la delegación estaba en la Central Ayorea Nativa del Oriente Boliviano, pero desconocía qué vehículo los iba a transportar hasta Beni. Según el asambleísta ayoreo Subi Picanerai, ese pueblo desplazó a más de 100 personas. Junto a los ayoreos también se plegaron los de la etnia yuracaré. La delegación chiquitana es la más numerosa, movilizó a 120 personas, de las cuales 35 recién viajaron ayer.
“No hay cansancio, hay ganas de seguir luchando”, afirmó Miguel Rivero, que junto a la comitiva partió anoche desde la terminal Bimodal en defensa de los territorios indígenas y exigir más atención gubernamental a sus demandas. El último grupo se albergó en inmediaciones de la terminal de buses porque fueron llegando poco a poco de sus comunidades.
Los que menos penurias pasaron fueron los guaraníes, pues la dirigencia de la Asamblea del Pueblo Guaraní dividió en dos grupos a 100 de ellos, pues la última delegación partió el sábado y estaba compuesta por 40 indígenas que integran el Consejo de Capitanías de Santa Cruz. Por decisión de la bancada indígena en la Asamblea Legislativa Departamental, los cinco originarios deberán dividir su tiempo entre la marcha y las sesiones legislativas.

«Somos los más marginados»
José Isategua / Líder de los Yukis
- ¿Cuál es la razón principal para que el pueblo yuki se sume a la marcha?
- No es solo el problema del Tipnis, es una demanda nacional de todos los indígenas sobre el tema territorio. En el caso del pueblo yuki, nuestras demandas no son atendidas y eso lo dijimos con claridad ayer en la reunión que tuvimos con los ministros de Obras Públicas y Medio Ambiente, que el Gobierno da más prioridad a los colonos y no quiere escuchar a los indígenas. En el trópico de Cochabamba no solo viven colonos, también vive el pueblo yuki y el yuracaré.
- ¿Se sienten discriminados por el Gobierno?
- Sí, los indígenas somos los más marginados y sentimos que nos toman como de segunda o tercera clase. Los yukis vivimos del cultivo y siembra de arroz, yuca, plátano, maíz y de la casa y pesca.
- ¿Qué ayuda tiene del Gobierno?
- El Gobierno se comprometió a equipar nuestra posta de salud y hacer mejoras de los caminos que llegan a nuestra comunidad, pero hasta la fecha no hay nada.
Ese beneficio es para las 98 familias que habitan en el trópico de Cochabamba entre los municipios de Puesto Villarroel y Chimoré.

La lucha es por principios y derechos humanos
José Mirtembaum. Sociólogo
Los pueblos indígenas de tierras bajas están luchando por principios básicos y los derechos humanos, es decir, no querer aceptar la imposición de que una carretera parta en dos su territorio, por lo menos en el segundo tramo, es una lucha de principios por eso los indígenas han pedido que se no se politice su demanda teniendo en cuenta que los opositores del Gobierno aprovechan cualquier situación.
Las críticas que hacen al Gobierno es porque el poder central utilizó falsamente los principios indígenas como si fuesen aliados naturales del MAS los de tierras bajas, cosa que no es así.
Lo que pasa es que los originarios de tierras bajas vieron como oportunidad y una plataforma política que este Gobierno haga respetar principios básicos y que en efecto fueron constitucionalizados, pero ahora está yendo a una ruptura significativa en lo que se refiere a la política gubernamental porque carece de proyecto y principio básico, es decir, cae como cualquier otro gobierno desarrollista y poco defensor del medioambiente.
Ahora creo que la lucha del principio básico y de confianza mutua ha sido roto y seguirá así en la medida en que el proceso del Tipnis tome cuerpo y los indígenas de tierras bajas demuestren que desean un desarrollo sostenible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada