lunes, 1 de agosto de 2011

Sólo hay 78 Yatiris reconocidos

Los adivinos aymaras tienen más trabajo en el mes de la Pachamama, todo agosto.

El Viceministerio de Descolonización sólo reconoce 78 yatiris afiliados a siete instituciones en la ciudad de La Paz, señala Edmundo Pacheco, dirigente del Consejo Nacional de Amautas. El registro se realizó en forma paralela al matrimonio colectivo el pasado 7 de mayo en La Paz.
La Prensa visitó los lugares en que se encuentran estos personajes y verificó que sólo en La Ceja de El Alto alrededor de 150 ofrecen sus servicios y otros 30 lo hacen en Villa Ballivián. Todos pertenecen a organizaciones que los agrupan y defienden.
Pacheco señaló que los integrantes de estas entidades, en su gran mayoría, no son yatiris ni sabios. “Es gente que engaña a las personas. Por lo general aparecen en agosto, mes en que la demanda es mayor” porque es el mes consagrado a la Pachamama.
Para ser un verdadero yatiri, explica, se debe pasar por diferentes etapas y recibir la bendición de los dioses ancestrales.
Aseveró que un yatiri verdadero no debe interrogar al cliente, “debe hacer su trabajo y localizar el problema por sí sólo y sin ayuda de la persona”.
CATEGORÍAS de yatiris. Pacheco refiere que hay cuatro tipos de sabios: los yatiris de rayo blanco, que miran la suerte por el lado blanco de la hoja de coca, a quienes “generalmente se los halla en las apachetas. Son de carácter fuerte y temperamentales”.
Los chamacanis leen el lado oscuro de la hoja de coca. “Ellos no trabajan con rituales, sino hacen rezos u oraciones, son sabios de la oscuridad que se contactan con el 'tiu' y los achachilas. Son, por lo general, ancianos que están en las comunidades”.
Otro grupo, dijo, son los chiwinis, que tienen una gran superioridad sobre los dos anteriores. “Son sabios reencarnados, son como sombras. Pueden aparecer y desaparecer con el tiempo y sólo moran en lugares sagrados”.
Con respecto a los amautas, mencionó que son sabios andinos que orientan, solucionan y controlan el destino del hombre sobre la tierra. Por ello, son muy respetados por las personas.
El mes de la pachamama. Edmundo Pacheco mencionó que agosto es el mes de la Madre Tierra. Es cuando se le debe dar de comer. “Se le ofrece mesas que contienen varios elementos rituales y simbólicos: incienso, copal (mineral), lanas de diferentes colores, sullus (fetos) de llama, pan de plata y oro, y hierbas aromáticas, como la q'oa”.
Según yatiris consultados, este mes es el periodo del lakanpaxi (mes de la boca), cuando se dice que la Pachamama abre su boca para recibir las ofrendas de los seres humanos, en especial de quienes viven en el campo.
El yatiri Simón Condori dice que es el mes propicio para q'oachar (sahumar) y otorgar ofrendas como agradecimiento por los favores recibidos de la Pachamama.

4 son las apachetas más importantes: Guaqui, Pachjiri, Waraq'u Apacheta y la cumbre de Yungas.



Las apachetas son montículos formados por la acumulación de rocas que se encuentran en lugares elevados o en los costados de las sendas y caminos de la cordillera.
Sus tamaños son muy diversos, ya que van desde pequeños promontorios de escasos centímetros de altura sobre el nivel del suelo, hasta enormes volúmenes rocosos.Poseen una base amplia debido a los permanentes derrumbes que sufre, ya que no es costumbre reconstruirlas.
Estos lugares son más visitados en agosto, mes en el que se realiza la wilancha (sacrificio de una llama), símbolo del agradecimiento que el hombre tiene ante la Pachamama, a la que le pide algunos favores y prosperidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada