martes, 8 de mayo de 2012

IX marcha indigena San Ignacio de Moxos veta el ingreso de indígenas a la plaza

Pobladores de San Ignacio de Moxos vetaron el ingreso de los indígenas a la plaza de ese municipio y cerraron los ingresos con alambre de púas. Los marchistas piden la presencia de veedores.

El representante del Defensor del Pueblo en San Ignacio de Moxos, Eugenio Mullucundo, confirmó a Página Siete que “hay una especie de barricada con alambre de púas y unos letreros, y hay gente detrás de los alambres y, claro, hemos hablado con ellos y hay un poco de intransigencia”.

La columna de la marcha pernoctó en la comunidad de San José de Algodonal, a cuatro kilómetro de San Ignacio, y hoy intentará ingresar al pueblo en el “derecho legítimo que tenemos de circular por el territorio nacional”, según dijo el ex mallku y marchista del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qollasuyo (Conamaq), Rafael Quispe.

San Ignacio de Moxos es el municipio beniano donde terminaría la construcción de la carretera que comenzará en Villa Tunari (Cochabamba). Con este argumento autoridades y organizaciones sociales afines al MAS piden que esta vía se construya por medio del TIPNIS.

“Dos organizaciones indígenas tienen su sede en San Ignacio de Moxos y tienen que tener el ingreso (') el Estado debe garantizar la libre transitabilidad”, ratificó el dirigente Quispe.

Los marchistas, que pidieron a la Organización de Naciones Unidas (ONU), la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB), la Iglesia y la Defensoría del Pueblo constituirse en ese municipio para ser “veedores” de la vulneración de los derechos humanos, también pretenden que estas instituciones faciliten su paso por San Ignacio sin agresiones.

“Está delicado el tema”, dijo Mullucundo, al referir que la posición de los bloqueadores es firme y que no permitirán a los marchistas ingresar a la plaza y les piden que tomen la ruta de la circunvalación. Si insisten en ingresar al pueblo, esto será tomado como “provocación”.

Los marchistas también desean llegar a la catedral de San Ignacio de Moxos para participar de la misa para después continuar su caminata. Hace tres semanas, pobladores de esta zona también bloquearon para evitar el paso de los marchistas, pero el Gobierno negoció para que levanten la medida.

Más información
Visible En el grupo de resistencia a la marcha no se ven liderazgos ni una clara representación institucional, señaló el representante de la Defensoría del Pueblo.


Control En el cerco con alambres, el control es estricto. La dirigenta Laida Núñez fue impedida de ingresar a San Ignacio de Moxos y le quitaron sus documentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario