miércoles, 2 de mayo de 2012

IX Marcha Indigena Marchistas sortean malos caminos y avanzan hacia La Paz

El intenso calor que superó los 38 grados, retrasó el paso de la novena marcha indígena que cerca a las 14.00 de ayer llegó a orillas del río Tijamuchí, donde descansaron para retomar el paso esta madrugada hasta la comunidad de Fátima y aprovechar las bajas temperaturas del amanecer.

Los caminantes, que ya se encuentran a más de 40 kilómetros de Trinidad, participaron de un sencillo acto de homenaje al día del trabajador indígena a la cabeza de los dirigentes Adolfo Chávez y Rafael Quispe en la comunidad Los Puentes.

El tramo fue duro para los movilizados, puesto que el camino continúa anegado y el barro dificulta el andar. Al contrario de los otros días, el cielo estuvo despejado y la lluvia desapareció.

Entre los marchistas hay una preocupación "falta gente", el número de caminantes aún se ve inferior a los 300. En contrapartida, las dificultades logísticas han disminuido, en comparación con las anteriores jornadas.

El presidente de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB), Adolfo Chávez denunció que existirían efectivos de inteligencia que siguen a los marchistas y advierte de un posible cerco en la comunidad de San Ignacio, donde la anterior semana se produjeron bloqueos carreteros en contra de la marcha indígena.

"Es un camino que va a tener sus propios afanes y en ese asunto para nosotros queda claro, estar atentos a lo que pueda ocurrir pero no hay temor de nada", señaló.

La IX marcha indígena en defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS), la segunda con el mismo objetivo en menos de un año, reinicio su movilización el 26 de abril, luego de que el Gobierno por presión de la marcha del Conisur, promulgó el 10 de febrero pasado la ley de consulta previa que busca autorizar, o, rechazar la construcción del tramo II por la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario