jueves, 10 de mayo de 2012

Indígenas denuncian al Gobierno ante la ONU

La delegación boliviana dijo que el régimen de Evo Morales los reprime, compra a dirigentes y utiliza a sectores sociales aliados como grupos de choque.

Los indígenas de Bolivia denunciaron ante la sesión anual del Foro Permanente de Asuntos Indígenas de la ONU, que sesionará durante dos semanas, las violaciones que comete el Gobierno contra su sector y pidieron que se garantice el cumplimiento de la Constitución Política del Estado.
En la sesión inaugural del evento, el pasado lunes, el representante de la delegación boliviana, David Crispín Espinoza, se dirigió por el lapso de cinco minutos a unos 2.000 delegados indígenas de varios países del mundo para denunciar los problemas que enfrentan en la actualidad y las razones del inicio de la IX Marcha Indígena en defensa del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).
LOS ALIADOS DEL GOBIERNO. Espinoza es dirigente del Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq), quien asiste junto a Félix Lira Condori y Gregorio Vicente Laime en representación de los indígenas de tierras altas, y Nely Romero, en representación de los comunarios de tierras bajas. También asisten Julia Ramos, exministra de Justicia y delegada de la Organización de Mujeres de Bolivia Bartolina Sisa; el principal dirigente de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), Roberto Coraite, y representantes de los colonizadores, todos éstos, representantes de los sectores que apoyan al Gobierno.
Espinoza puso en claro que existe en Bolivia un distanciamiento entre los preceptos de la Constitución y su implementación. “A estas alturas no se puede tapar el sol con un dedo sobre estas vulneraciones de derechos colectivos, considero que vale ser más sinceros para sensibilizar al Gobierno boliviano para el bien de todos los bolivianos sobre el respeto a la Constitución”.
Denunció que en Bolivia se obstaculiza el ejercicio a la autonomía y al autogobierno, además de que los legisladores indígenas fueron elegidos bajo criterios de “democracia representativa” y no por el derecho que tienen de elegirlos por normas y procedimientos propios. Dicen que algo similar ocurrió en las elecciones judiciales de octubre pasado.
Espinoza denunció también que el Gobierno debilita, fractura y compra a los dirigentes indígenas, pero utiliza a sectores violentos aliados “como grupos de choque, que se mueven en complicidad y al amparo de las fuerzas gubernamentales, policiales” y de seguridad del Estado.

La IX MARCHA INDÍGENA LLeGÓ A PUERTO SAN BORJA, A 20 KILÓMETROS DE SAN IGNACIO DE MOXOS, DONDE SE QUEDARÁ HASTA EL VIERNES. AGUARDA QUE SE IMPUTE A TODOS LOS RESPONSABLES DE LA REPRESIÓN DE CHAPARINA En 2011, AL MARGEN DEL EXVICEMINISTRO MARCOS FARFÁN.

Las denuncias ante la ONU

El dirigente del Conamaq David Espinoza presentó al Foro Permanente de Asuntos Indígenas de la Organización de las Naciones Unidas varias denuncias contra el Gobierno.
“En Bolivia hay una obstaculización para el ejercicio de nuestros derechos a la autonomía y al autogobierno, que impide
que nuestras instituciones sean parte de la estructura general
del Estado”.
“El Gobierno hoy se encuentra en una acción de debilitamiento, fractura y compra de liderazgos en el interior de las organizaciones indígenas y originarias”.
“Pedimos que se activen los mecanismos de prevención, protección y sanción, y cese toda acción de hostilidad”.
David Crispín Espinoza
DIRIGENTE DEL CONAMAQ

No hay comentarios:

Publicar un comentario