domingo, 20 de mayo de 2012

Cuatro mujeres embarazadas forman parte de la IX marcha

Dos mujeres que participan en la marcha por el TIPNIS.
“En mis anteriores embarazos la pasé tranquila y pensé que otra vez podría llegar tranquila a La Paz, pero ahora a veces cuando camino mucho ya me duele mi vejiga”, comenta Isidora Noto, una de las mujeres que forma parte de la IX marcha que va rumbo a La Paz para pedir que la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos no atraviese el TIPNIS.

Según la presidenta de la columna de indígena marchistas, Bertha Bejarano, hay al menos cien mujeres que están caminando con sus hijos; “por lo menos unas 90 son madres y cuatro embarazadas”, informa.

Ella misma tiene a su hijo pequeño en la protesta.

Las protagonistas de la lucha relatan que en un día cotidiano de caminata las mujeres despiertan a las cuatro de la madrugada “para preparar el desayuno para los compañeros”, explica la marchista Hipólita Maldonado.

Están divididas en grupos y por turnos diarios para preparar el desayuno, el almuerzo y la cena para los marchistas.

Ayer le tocó al grupo de Verónica Rocha, quien dejó a sus tres hijos con su madre en la comunidad Villa Fátima, que está ubicada a orillas del río Sécure.

“Estoy preocupada porque hace días que no sé cómo estarán mis hijos”, expresa Verónica, quien participa por primera vez en la caminata a La Paz.

Como ella, Hipólita también dejó a sus descendientes en Nueva Vida, su comunidad ubicada en el parque Isiboro Sécure. Pero a diferencia de Verónica, es madre de 13 hijos; dos de ellos, uno de tres años y el otro de cuatro, caminan con ella.

Isidora relata que no cuenta con su carnet de embarazo, ni se acogió al Seguro Materno Infantil, empero indica que es atendida por el personal médico que acompaña a la IX marcha y que en sus anteriores preñeces sí llevó a cabo su control prenatal.

“Su hijo va a ser paceño”, dice uno de sus compañeros de caminata. Isidora actualmente tiene siete meses en gestación.

Hipólita indica que el trato a las mujeres es preferencial cuando ya se sienten cansadas o están delicadas de salud, como ella, pues sufre una gripe desde hace varios días.

Las trasladan por algunos tramos en las camionetas o en la ambulancia que escolta a la columna de marchistas.

¿Qué las anima a participar en esta movilización que partió hace casi un mes de Trinidad?, preguntó Página Siete a Hipólita, Isidora y Verónica. Las tres, por separado, dicen que quieren que se respeten sus tierras, sus derechos, y que el Gobierno no fragmente el Isiboro Sécure.

Los indígenas que se movilizan demandando fundamentalmente la anulación de la Ley 222 de consulta “previa” en el TIPNIS tiene previsto recorrer hasta La Paz. La columna partió de Trinidad hace 23 días.

Los originarios recorrieron al menos 230 kilómetros de los aproximadamente 600 kilómetros entre la sede de Gobierno y la capital trinitaria.

A este ritmo, los dirigentes de la columna tienen previsto llegar a La Paz en dos meses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario