martes, 10 de abril de 2012

“Q’amiris aymaras” se consolidan y los Urus siguen marginados

Los “q’amiris aymaras”, identificados como las personas que llegaron del occidente del departamento de Oruro, que se dedicaron al transporte y al comercio, se consolidaron en la zona sur e ingresaron al centro de la ciudad, con su poder económico, mientras que los Urus, que viven alrededor del lago Poopó, “siguen relegados y marginados a su entorno”.

Las nuevas revelaciones fueron hechas por Jorge Llanque Ferrufino, autor del libro “Q’amiris aymaras, desplazamiento e inclusión de élites andinas en la ciudad de Oruro” y por Zdenka de la Barra que investigó “La exclusión y subalternidad de los Urus del lago Poopó”, como parte del trabajo promovido por el Programa de Investigación Estratégica en Bolivia (PIEB), sobre “El racismo, discriminación y relaciones socioculturales en Bolivia”.

Los “q’amiris aymaras” son reconocidos como los miembros de la nueva élite económica que, con su intensa actividad en el transporte y el comercio, se han consolidado en la zona sur de la ciudad, especialmente en la década de los años 90 del pasado siglo XX, pero posteriormente han incursionado en la zona central, construyendo edificios o abriendo tiendas de toda clase.

Los “q’amiris” forman la nueva élite cuya consolidación económica, cultural y social, se expresa en las actividades simbólico-religiosas, como la fiesta de compadres, la construcción de grandes locales de fiestas, la instalación de negocios propios o construcciones enormes, como símbolo de status, según la explicación.

La zona sur de la ciudad tiene una característica especial. Los edificios de lujo existen en todas partes, con cinco o seis plantas, con estructuras arquitectónicas modernas. Los grupos se formaron desde los años 70 y 80, con el intenso comercio especialmente hacia la República de Chile. En la década del 90, adquiere vital importancia como parte del modelo económico neoliberal.

Según Llanque, los espacios que tradicionalmente pertenecían a la clase media orureña, como la plaza principal, casco viejo, principales mercados, ahora han pasado a poder de los aymaras con dinero y, no es casual, por eso, su presencia “en el campo social y político”.

Sin embargo, los “q’amiris” “se enfrentan a rechazos y formas de discriminación, porque a ojos de las élites tradicionales que manejan el Estado, han transgredido la lógica organizativa del colonialismo interno”.

LOS URUS, EN EL OTRO EXTREMO

Por su parte, los Urus se encuentran en el otro extremo de la discriminación y la exclusión, porque su vida “históricamente marcada por la subordinación, el atraso y la discriminación, no ha avanzado y siguen en las mismas o peores condiciones que antes, porque ni siquiera tienen territorio”.

La investigación “Exclusión y subalternidad de los Urus del Lago Poopó, discriminación en la relación mayorías y minorías étnicas”, realizada por Zedenka de la Barra, Marcelo Lara Barrientos y René Coca Cruz, sostiene que, hasta la actualidad, persisten “los estereotipos de inferioridad que se asigna a los Urus”.

Tiene dificultades por acceder a tierras, por su confinamiento al espacio lacustre y en sus condiciones de vida deterioradas. No tienen tierra ni territorio. “Se le ha limitado su acceso a instancias políticas estatales o, sencillamente, ha quedado sujeto o subordinado a las decisiones de otros”, según el investigador Marcelo Lara.

“Las minorías étnicas como los urus del lago Poopó tienen menos condiciones que los grupos aymaras, por ejemplo, para participar en ciertas instancias del Estado, entonces también tienen una experiencia política distinta que no se toma en cuenta por estos nuevos cambios en el Estado Plurinacional y que significa otra vez reproducir la exclusión que han sufrido históricamente porque se han considerado desde tiempos de la colonia como un pueblo inferior frente a los pueblos aymaras”, advierte.

Los libros serán presentados oficialmente en Oruro, el miércoles 11 de abril, a las 19:00 horas, en el salón de la carrera de Antropología, dependiente de la Universidad Técnica de Oruro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada