jueves, 2 de agosto de 2012

Habrá segunda vuelta para las aldeas que digan no al camino

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, anunció ayer que las brigadas que realizan la consulta en el TIPNIS retornarán a las comunidades que rechacen la construcción de la carretera por el centro de ese parque para intentar revertir esa decisión.

“La concertación tiene que ser permanente en cualquier momento del proceso, es como sucede en materia laboral, donde se puede conciliar en cualquier momento, porque estamos ante un hecho social que merece la mayor flexibilidad (...) y si hoy día Fernando (Vargas) recibe a un funcionario con una flecha, bueno, mañana hay que ir y otra vez dialogar con él; si hoy día le cierran la puerta de una comunidad, mañana hay que volver para entrar a esa comunidad”, dijo la autoridad en un encuentro con periodistas y líderes de opinión.

Consultado sobre si en el marco de la concertación permanente las brigadas intentarán revertir la decisión de las comunidades, como San Miguelito, que le digan no a la carretera, el ministro dijo: “Sí, así lo entiendo, la construcción de un consenso; hoy día yo te puedo decir no, no estoy de acuerdo, pero mañana mi no puede volverse sí si le hacemos algún ajuste a la propuesta original”.

El tema central del debate en el Isiboro Sécure, según Romero, es la zona núcleo de ese parque.

“Muchos temen por la zona núcleo porque dicen que ahí está concentrada la biodiversidad y hay que ver técnicamente si hay alternativas para la zona núcleo o no, por eso sugerí que en el reglamento (protocolo de la consulta) debe decir concertación permanente, que supone que no debe ser tan rígido el procedimiento, más aún cuando es una primera experiencia real”. Romero citó la experiencia de consulta en Colombia, donde “hacen dos vueltas, hacen una vuelta, procesan y hacen una segunda vuelta con los que estaban en contra, solamente para tratar de llegar a acuerdos”.

La consulta en el TIPNIS comenzó el domingo y por los reportes iniciales se conoce que hasta ahora fueron consultadas dos comunidades: Oromomo y San Miguelito. El primero pidió que se levante la intangibilidad del área natural y la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos por el medio del parque.

Aunque la pasada semana, el ministro de Obras Públicas, Vladimir Sánchez, dijo que para la definición de los resultados de la consulta se aplicará el sistema de mayorías y minorías, el ministro Romero defendió ayer que el protocolo de la consulta en el territorio indígena establece que la “concertación es permanente, que no se entienda que la concertación es sólo del reglamento, sino que la concertación es permanente de todo el proceso”.

Además dijo que el proceso consultivo es “un diálogo muy amplio que no se puede reducir a una boleta de preguntas”.

Para los indígenas que se oponen a esta consulta en el Isiboro Sécure, el Gobierno incumple el carácter “previo” porque antes de recurrir a este mecanismo de consulta ya hizo contratos con la brasileña OAS para la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos en tres tramos, el segundo atraviesa por el núcleo de la reserva ecológica.

No obstante, para el ministro Romero fue un error que los indígenas se opongan a la consulta, como también la inclusión del término “intangibilidad”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario