miércoles, 22 de junio de 2011

En la ceremonia del Inti Raymi en Jujuy se casan y bautizan

Más de un centenar de bautismos y casamientos se realizaron ayer en el festejo del Inti Raymi o Fiesta del Sol, en la réplica del Templo de Kalasasaya que la agrupación Túpac Amaru levantó en el barrio Alto Comedero de Jujuy, Argentina.

Las ceremonias estuvieron guiadas por Mamakilla, la misma oficiante que bendijo al presidente de Bolivia, Evo Morales, antes de su asunción, en una ceremonia que se llevó a cabo en el centro ceremonial de Tiwanaku.

El lunes en la noche, poco antes de la medianoche, se encendió una fogata donde se quemaron ofrendas simbolizando todo lo que quieren que se vaya del año viejo, mientras que ayer se volvieron a quemar ofrendas, pero esta vez para realizar peticiones de lo que quieren del año nuevo.

En el marco de este ritual, los participantes se abrazan y se desean una vida mejor y que la Pachamama ayude en la vida. Entre las ofrendas de ayer hubo hojas de coca en su estado natural, pero también alimentos y bebidas.

Pese a que la jornada amaneció muy fría, miles de integrantes de la Red de Organizaciones Social que lidera Milagro Sala estuvieron presentes desde la noche anterior para esperar las primeras luces del alba en el barrio Alto Comedero.

Milagro Sala y su esposo, Raúl Noro, que en su momento contrajeron matrimonio por el rito aymara en el mismo barrio, fueron padrinos de bautismo de numerosos chicos.

Junto a comunidades aborígenes jujeñas se convocaron delegaciones de la comunidad Qom de la provincia de Formosa, guaraníes de la zona este de Jujuy; de la provincia de Chaco, encabezada por Tocino Bermúdez de la Tupac Amaru de aquella provincia y una delegación de Tiwanaku de Bolivia.

Mamakilla se encargó de pedir protección y compromiso para los asistentes en la parte inicial de la ceremonia con que se inicio el Año Nuevo aymara, realizando invocaciones en su lengua para que proteja la vida de la comunidad, haya abundante comida y cuidado de los animales.

La oficiante se encargó de los bautismos, entre otros, de Jazman Ruiz, un bebé de un mes de la localidad de El Talar, y de Claudia Chorolque, hija de Milagro Sala, de más de 20 años; su padrino fue Federico Noro, quien aceptó emocionado el compromiso que contrajo.

La ceremonia de bautismo es sencilla, ya que al niño o al adulto se le aplica un aceite en la frente, en las dos mejillas y en las manos, luego se le pasa un lazo de lana por el cuello y se lo anuda en el pecho, y los adultos tienen que frotarse las manos y los pequeños son ayudados por quien hace de padrino o madrina.

En el mundo aymara, el casamiento es muy importante y es acordado por los padres de los contrayentes.

Al casamiento no sólo se lo vincula con el amor, sino también con las cualidades personales de los contrayentes, como por ejemplo, en el caso del hombre, con el trabajo, la salud y la capacidad de tener palabra.

En tanto, la mujer debe saber cocinar, ayudar en las tareas del campo y el cuidado de los animales, y son los padres de los contrayentes quienes acuerdan el matrimonio de sus hijos.

A partir de ahora la Pachamama (Madre Tierra) descansa, más adelante comenzarán los preparativos para la nueva siembra y luego se deberán esperar los frutos en las cosechas agrícolas.


Réplica del templo sagrado de Kalasasaya de Tiwanaku en Argentina

Milagro Sala le llevó la propuesta al escultor Rodolfo Frodermann en 2010. En esta obra trabajó mucha gente, que es la que conforma el grupo de arte de la organización Los Traidores, además de 60 obreros y maquinistas, durante cuatro meses.

También participó el artista plástico Javier Simón, dibujante y tallista, quien tuvo la tarea de tallar las placas, relieves, los originales tallarlos en madera que luego fueron copiados en moldes de caucho de silicona y se hicieron las copias en cemento para hacer la Puerta del Sol.

Frodermann comentó que se planteó respetar el diseño e iconografía tiwanacota y las proporciones, porque la Puerta del Sol está realizada a escala. Aclaró que es más grande —la puerta— porque es un mirador y al estar en altura decidieron construirla más grande.

Allí se realizó el Inti Raymi (Fiesta del Sol) en 2010 y de esa manera se inauguró el templo de Kalasasaya, réplica de la Puerta del Sol y la Luna del Tiwanaku de Bolivia, en la zona Alto Comedero de Jujuy, por la iniciativa de Milagro Sala.

No hay comentarios:

Publicar un comentario