miércoles, 22 de junio de 2011

En Inkaraqay las señas anuncian un buen año para los bolivianos

Las señas de diferentes momentos y elementos de la ritualidad en la celebración del Inti Raymi (Fiesta del sol), en el centro arqueológico de Inkaraqay, en Sipe Sipe, anunciaron un buen año para la producción agrícola, según la interpretación del ritualista Waldo Valdivia.

La presencia de pequeñas nubes en el horizonte y las marcas en el corazón de los animales sacrificados alegró el ambiente festivo y permitió asegurar a los ritualistas que este 2011 será un año húmedo y de buenas cosechas.

Y el centro ritual de Sipe Sipe recibirá un presupuesto para restaurar las ruinas arqueológicas.

PREPARATIVOS En la víspera de la fiesta del Inti Raymi, el ritualista llegó al centro ceremonial con un cuchillo en la mano para identificar el lugar apropiado para preparar la ofrenda.

“En Inkarakay hay dos Uywiris (ombligos o centros vitales de energía en la tierra) y donde el cuchillo se hunde suavemente, ése es el lugar indicado”, explicó el investigador Esteban Rocha.

Durante las primeras horas del 21, cientos de familias y grupos de jóvenes llegaron hasta Inkaraqay para participar del Año Nuevo Andino Amazónico 5519.

El intenso frío fue combatido con tragos de las más variadas bebidas y el pijcheo de coca con lejía. Alegres ritmos de suris, zampoñas y tarkas acompañaron la actividad durante toda la noche, hasta que despuntó el alba.

Una hora antes a la salida del sol, las autoridades se aprestaron a acompañar el ritual. Veinticuatro “platos” con q’oa (planta aromática), misterios (tablillas de azúcar) y unto (grasa de llama), fueron la base de la ofrenda, respetando siempre el número par.

El encargado de la ceremonia embutió coca y alcohol en los hocicos de tres llamas mientras poco a poco, los destellos del sol desplazaban el paso lento de la luna.

“Estoy ansioso porque vine después de muchos años, creo que nos hemos distanciado de la energía de nuestros apus, y es por eso andamos como huérfanos, sin rumbo”, expresa Javier Guzmán vecino de La Florida.

Las autoridades municipales y del Gobierno central expresaron también sus deseos para el nuevo año. “He pedido mucha energía y fuerza para enfrentar los retos que se nos presentan, buena cosecha y producción en las comunidades, y armonía y unidad para todos”, afirmó el ministro de Economía y Finanzas Públicas, Luis Arce.

Para el centro ritual, las bendiciones llegaron el mismo día. “Hemos recibido la buena noticia de aquí, del ministro Arce, que se va gestionar 3 millones de bolivianos para restaurar las ruinas arqueológicas”, dijo el alcalde de Sipe Sipe, Óscar Jaldín.

Quienes no pudieron ingresar al centro de la celebración por la seguridad instalada, se dieron modos desde los alrededores para formar parte del ceremonioso escenario.

Luego, la luz del sol deslumbró a los presentes.

Los instrumentos de los diferentes grupos de músicos estallaron en “la diana de bienvenida” al sol, en el inicio del nuevo ciclo agrícola.

Enseguida sacrificaron a las llamas y rociaron con su sangre a todos los presentes.

Simbolismo.



Mesa ritual

Entre los elementos de la mesa ritual se encuentra la q’oa que es la planta aromática que, a través del aire, transmite las energías entre las personas, la tierra y el sol. El alcohol simboliza la fuerza y amplitud del espíritu que acoge al hombre en la maternal solicitud a la Pachamama (Madre tierra).

Sacrificio a la llama

Representa la íntima reciprocidad vital de la tierra con todo lo existente. Su sangre simboliza el flujo de la energía entre la tierra, el cosmos y todo lo existente en el entorno.

Palmas al sol

Las manos extendidas hacia el sol permiten recibir la energía del sol, que circula por el cuerpo hasta llegar a los pies, que se conectan con la tierra, logrando una conexión entre los tres elementos vivos.

Fuente: Redacción/Equipo de Promoción Andina (EPA)

Opiniones.

Esteban Rocha

Investigador Inti Watana Ayllu

No hay nada escrito sobre esto. Lo que cada uno siente en el momento de recibir los primeros rayos del sol es importante. Por la presencia de nubes predigo que será un año de buenas cosechas.

Armin Gonzáles

Músico “Musuj Sonqo”

El acompañamiento de la música es muy importante. Tenemos tres momentos de intervención en la ceremonia: en la preparación y acompañamiento, en la salida del sol y en la q’oa. El instrumento que agrada a la Pachamama en este tiempo es el suri.

Isabel Sosa

Socióloga - Oruro

Venía cuando todavía estudiaba en la Universidad y he notado que ha cambiado mucho. El mismo ritual ya no es como antes todo es diferente, también dieron credenciales y pusieron a soldados que te impiden el ingreso.

Ivo Ríos

Pintor - Cochabamba

Yo me siento muy feliz. Para mí es un momento muy importante, me llena de energía y me da estabilidad.

Participar en este ritual me ha cambiado, valoro más a la vida y a la naturaleza y la trato con cariño y respeto.

Daría Pchelincera

Turista - Lituania

Me gustó mucho, porque es muy diferente a lo que nosotros celebramos el año nuevo. En esta fecha allá se vive el equinoccio de verano, pero aquí se celebra en medio de la naturaleza, con amigos. En Lituania lo hacemos en alguna plaza y con mucha bebida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario