martes, 6 de septiembre de 2011

Muerte y enfermedades golpean a los indígenas

La muerte de un bebé de ocho meses –la segunda durante la marcha– y las enfermedades que atacan a otros niños, mujeres y varones golpean a los indígenas que se movilizan en defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis) y que este lunes decidieron frenar la caminata para volver a dialogar hoy con el Gobierno en busca de una solución al conflicto.

En tanto, el Ejecutivo volvió a atacar a los marchistas luego de que éstos no aceptaran las opciones de trazos para el tramo II de la ruta a Beni planteadas el sábado por la comisión ministerial en San Borja.

El presidente Evo Morales anunció ayer que el Gobierno iniciará la consulta con los pobladores que habitan en el Tipnis, no con los que marchan, pero sí con algunas comunidades indígenas, colonizadores y cocaleros que viven en el sur del territorio y que quieren la carretera.

Además, los ministros de Gobierno, Carlos Romero, y de Obras Públicas, Walter Delgadillo, dijeron que detrás de la marcha existe una intención política.

Romero permanece en San Borja junto con los ministros de Justicia, Nilda Copa, y de Hidrocarburos, José Luis Gutiérrez.

Juan Uche, el bebé que falleció este fin de semana, fue velado ayer en San Borja en medio de la consternación de sus padres y los marchistas.

Un reporte del Servicio de Noticias Ambientales (SENA) indicó que el menor empezó a sufrir hace algunos días atrás problemas de desnutrición. El padre, Miguel Uche, relató que el fin de semana su hijo empezó a vomitar en medio de un cuadro de diarrea y fiebre que los obligó a trasladarlo al hospital de San Borja.

“Desde ese momento empezamos a sentir la negligencia de las enfermeras porque nos encararon porqué estábamos marchando con nuestro hijo, como si lo estuviéramos obligando”, relató Puche.

Luis de la Cruz, médico de turno del hospital de San Borja, informó que el menor falleció debido a que sufría infecciones gastrointestinales.

Pese al dolor, la rabia y la impotencia por la pérdida de su pequeño, Miguel, que en la marcha se desempeña como guardia de seguridad con su arco y flecha, dijo que la caminata debe seguir hasta lograr las demandas de los pueblos indígenas. “No me va a desestabilizar lo que me está sucediendo”, expresó.

En la marcha también ya hay muchos enfermos de infecciones respiratoria, algunos están con diarrea, dolores musculares, infección en los ojos –porque hay mucha polvareda en la carretera– y además se ven afectados por las altas temperaturas y en algunos casos el cambio de clima muy brusco.

Autoridades del Ejecutivo y el Defensor del Pueblo, Rolando Villena, pidieron a los dirigentes retirar de la caminata a todas las madres embarazadas y niños menores.

En procura de evitar posibles casos de emergencia en salud, los ministros de la Presidencia y de Salud, Carlos Romero y Nilda Heredia, respectivamente, solicitaron permitir nuevamente la presencia del grupo médico del Estado que hasta hace una semana acompañaba la marcha.

Villena demandó a la Cruz Roja Internacional que intensifique su presencia con mayores insumos y profesionales, para atender con servicios especializados a madres gestantes y menores de edad.

Diálogo

Al mediodía de ayer, los dirigentes de la marcha y de las regionales de la Cidob y del Conamaq se reunieron para considerar la carta del ministro Carlos Romero, enviada el domingo en la noche, que proponía que se restablezca el diálogo.

Ya en la tarde, informó el Deber, el presidente de la Cidob, Adolfo Chávez, dio a conocer que no estaba previsto que se responda al Gobierno debido al luto por la muerte del infante, pero como una muestra de buena fe se aceptó reiniciar hoy el diálogo con la comisión de ministros a partir de las 9:00.

Los nativos habían acordado que se irá tratando cada uno de los 16 puntos de la demanda uno por uno, pero primero el tema del Tipnis.

Uno de los puntos que tocarían hoy sería el de la consulta, después de que el presidente Evo Morales dijo ayer que a partir de la próxima semana instancias gubernamentales iniciarán la consulta directa en el parque nacional.

“Si los hermanos (de la marcha) no quieren la consulta, basada en normas nacionales e internacionales, quiero decirles que desde la próxima semana el Gobierno nacional va a hacer la consulta correspondiente, respectando normas internacionales”, dijo ayer durante un acto en La Paz.

Anunció que solicitarán la presencia de veedores de organismos internacionales que acompañen el proceso.

Al respecto, el presidente del Comité de Marcha, Celso Padilla, recomendó al Mandatario coordinar con su equipo de ministros cualquier anuncio y no crear confusiones. Afirmó que en todo caso las consultas se realizarán “sí o sí pero en función a los acuerdos o resultados que arriben las negociaciones” y en todas las comunidades por donde se proyecta que pase la carretera.

Vuelta al diálogo

Conversaciones
Los dirigentes aceptaron una nueva invitación del Órgano Ejecutivo para dialogar.

Pausa en la marcha
Hoy comienzan las negociaciones a partir de las 09:00 en la localidad de San Borja.



Critican a ONU y DDHH

El ministro de Viviendas y Obras Públicas, Walter Delgadillo, dijo ayer que la Organización de Naciones Unidas (ONU), Derechos Humanos (DDHH) y el Defensor del Pueblo se involucraron con la marcha indígena y perdieron la capacidad de ser intermediarios en el conflicto.


“Derechos Humanos, Naciones Unidas y Defensor del Pueblo se han afiliado a la marcha, ayer lo mostraron así, por tanto, no tienen ninguna capacidad de intermediación y penosamente han justificado estos excesos con la vida de la gente con explicaciones absolutamente desafortunadas. El Defensor del Pueblo dijo que era su cosmovisión la que los obligaba a marchar juntos, pero la cosmovisión, cualquiera que sea, ¿puede agredir el derecho a la vida? ¿A la salud? ¿A la educación?”, indicó Delgadillo durante una conferencia de prensa en la ciudad de La Paz.



PIDEN INTERVENCIÓN DEL GOBIERNO
Abren zanjas en Yucumo para detener a marchistas

Agencias

Colonizadores de la población de Yucumo, afines al Gobierno, abrieron ayer zanjas con maquinaria pesada en la ruta que une esta población con la ciudad de La Paz.


Los dirigentes informaron que la acción buscar impedir el paso de la marcha indígena y obligarla a dialogar.


La red PAT mostró imágenes de un tractor abría zanjas en la carretera entre Yucumo y San Borja.


El dirigente de los colonizadores, Ramiro Huaso, dijo que es una de las medidas que asumirán para apoyar el proyecto gubernamental de construir la carretera entre Villa Tunari y San Ignacio de Moxos a través del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).


“La coordinadora radicalizará las medidas de presión con bloqueo de caminos, del corredor bioceánico, hasta que entren en mesas de trabajo. Ahora el diálogo fracasó y se hizo un cuarto intermedio, sin embargo, estamos haciendo el llamado a los dirigentes indígenas que depongan esa actitud”, dijo Huaso.


El bloqueo, que comenzó la pasada semana sin intervención gubernamental, permitió ayer por algunas horas el paso de vehículos.
El Defensor del Pueblo informó que hace gestiones con el Gobierno y la Policía para evitar que surjan provocaciones a la marcha desde sectores ajenos, como las comunidades interculturales.


El representante del Defensor en Beni, Luis Revollo, indicó que hoy se trasladará a Yucumo con el propósito de persuadir a los bloqueadores que permitan el paso de la columna indígena, reportó la Fundación Tierra.


El gobernador de La Paz, César Cocarico, dijo que pedirá apoyo a la Policía para evitar enfrentamientos entre los marchistas y pobladores de las localidades de Yucumo, Ixiamas, San Buenaventura y Rurrenabaque, quienes se declararon en estado de emergencia el pasado 28 de agosto.


En tanto, comunarios de la población paceña de Palos Blancos, en la región del Alto Beni, manifestaron su apoyo a los marchistas y rechazaron la posición de su alcalde, Nazario Escobar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario