martes, 17 de mayo de 2011

Mbia Recuaté, el paraíso donde los yuqui agonizan

Mbia Recuaté –que en lengua tupi-guaraní significa pueblo de la gente– posee un escenario natural de singular belleza y por sus límites transcurre un imponente río.

El pueblo de la gente es apenas un caserío cubierto de árboles y espesa vegetación, donde un puñado de viviendas ubicadas en los márgenes del río Chimoré, en el corazón del trópico de Cochabamba, conforma el principal núcleo de asentamiento del pueblo Yuqui.

La tribu, ancestralmente nómada, está concentrada en la remota comunidad –cuya jurisdicción corresponde al municipio de Puerto Villarroel, de la provincia Carrasco del trópico de Cochabamba– y su acceso sólo es posible navegando un día río arriba en canoa motorizada por los cauces del Ichilo y el Chimoré. Como ningún otro pueblo indígena de Bolivia, los yuqui, a pesar de poseer un vasto territorio, son pobres e infinitamente enfermos.

De acuerdo con estudios del Ministerio de Salud, organizaciones internacionales y el Defensor del Pueblo, esa etnia “está en riesgo de desaparecer y su situación actual es realmente delicada”.

La Defensoría del Pueblo del trópico cochabambino, según la red Erbol, señaló que “la tuberculosis está causando estragos en la salud de los indígenas yuqui”.

“Hicimos una investigación y esa enfermedad atacó a un porcentaje bastante importante”, declaró el investigador de la Defensoría, Gualberto Mansilla, a radio La voz de América, de la red Erbol. Según Mansilla, la cifra de los enfermos de tuberculosis es “alarmante” porque, dijo, “ni siquiera tienen acceso al agua potable”.

Y es que la comunidad indígena se debate entre varios azotes: vive un vertiginoso proceso de aculturación, padece una grave epidemia de micosis pulmonar, tiene una alta tasa de mortalidad infantil y baja fecundidad, que merman a su ya escasa población.

En Mbia Recuaté los yuqui conviven entre montañas de basura, están lejos de superar su situación actual y son extremadamente pobres, a pesar de poseer 122.000 hectáreas de bosque que el Estado les dotó en calidad de Tierra Comunitaria de Origen y que les permite ejecutar un manejo sostenible de los recursos que se encuentran bajo su control.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada