sábado, 25 de septiembre de 2010

Mapuches y gobierno inician contactos a puertas cerradas

Es el segundo intento para superar un conflicto que cuestiona a Piñera

Santiago - PL

Sectores políticos chilenos se mantuvieron ayer expectantes acerca de los resultados de un segundo contacto a puertas cerradas entre el Gobierno y representantes de 34 presos mapuches en huelga de hambre.

Para este día fue anunciada una reunión entre las partes en conflicto, en la que se prevé que participe Claudio Alvarado, subsecretario general de la Presidencia, y Natividad Llanquileo y Pamela Pezoa, voceras de los indígenas que protagonizan un ayuno desde el 12 de julio.

Adolfo Montiel, abogado de los mapuches encarcelados, aseguró a la prensa en esta capital que “podrían haber buenas noticias” en relación con el sensible asunto de la huelga de hambre.

Al encuentro clave de ayer asiste el arzobispo de la provincia de Concepción, Ricardo Ezzati, quien actúa como facilitador de las conversaciones.

El ministro del Interior de Chile, Rodrigo Hinzpeter, declaró que “para que las gestiones tengan éxito tienen que realizarse en forma privada”, y recalcó que el

Gobierno hará todo lo posible para salvar la vida de los mapuches.Los comuneros de la citada etnia exigen el fin de la aplicación de la Ley Antiterrorista y del doble procesamiento judicial (civil y militar) en sus causas, además del cese de la militarización de su territorio. En horas de la mañana se supo que el Gobierno instalaba una mesa de diálogo que eludía las demandas de los mapuches. Aunque el encuentro ha sido calificado de histórico por la administración chilena, representantes de las comunidades indígenas y de diferentes sectores sociales y políticos del país consideran limitada la iniciativa, por no tomar en cuenta el tema del ayuno.

Según Natividad Llanquileo, vocera de los huelguistas, lo que debiera estar sobre el tapete en primer lugar es la rechazada Ley Antiterrorista, que se aplica indiscriminadamente en las causas judiciales a los mapuches.

Llanquileo opinó que el énfasis en el Plan Araucanía no se ajusta a las históricas demandas de los indígenas y no va a los asuntos de fondo que originaron la protesta, criterio al que se sumó el portavoz del Secretariado Europeo de la Comisión Ética Contra la Tortura, José Venturelli.

Si se da fin al doble enjuiciamiento, al uso de testigos protegidos y se deroga el procesamiento de los comuneros por la Ley Antiterrorista, pueden emerger soluciones, dijo el obispo Ezzati.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada