lunes, 20 de septiembre de 2010

Campesinos denuncian persecución

La Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB) y el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu (Conamaq) denunciaron ayer que sus dirigentes son perseguidos y amenazados por instituciones estatales. El Gobierno, a través del viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, César Navarro, negó estas sindicaciones, pero se comprometió a investigar la denuncia para identificar a los autores.

Licarión Soto, secretario de Educación y Cultura de la CSUTCB, en declaraciones al programa Hagamos Democracia, de la red Erbol, aseveró que desde las instituciones del Estado “quieren tender una trampa a los dirigentes”.

“Con el pretexto de control social se hace un seguimiento desde el Ministerio de Gobierno, hay gente infiltrada. Hay infiltrados en todo lado, los infiltrados, no necesariamente del Gobierno, sino incrustados en algunos ministerios, hacen seguimiento a los dirigentes y desde ahí hacer quedar mal, no sólo al dirigente, sino a la organización matriz, que es la CSUTCB”, informó. Este criterio fue respaldado por el dirigente de la Federación de Campesinos de La Paz, Hugo Landaeta, quien dijo que desde algunos ministerios, aunque no precisó cuáles, son vigilados por civiles.

Asimismo, denunció que algunos dirigentes de su organización, y él mismo, recibieron amenazas de muerte anónimas. “A mí inclusive me amenazaron que cualquier rato me iban a liquidar”, declaró el dirigente campesino.

Estas amenazas fueron corroboradas por el apu mallku de la Conamaq, Sergio Hinojosa, quien dijo que su organización “apenas aprueba una resolución que no es del agrado del Gobierno, inmediatamente los dirigentes reciben amenazas telefónicas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada