viernes, 18 de marzo de 2011

Menchú: “Que las organizaciones no se pierdan en la coyuntura”

La premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, hizo una lectura de los movimientos indígenas en Bolivia y su actual relación con el presidente Evo Morales, luego de que varias organizaciones marcaron distancia con el Gobierno debido al rechazo contra medidas antipopulares dictadas por el Órgano Ejecutivo.

Menchú pidió a los pueblos originarios no “perderse en la coyuntura” y, más bien, hacerse partícipes del cambio que pretende implementar Morales.

Página Siete publicó ayer que al menos cinco organizaciones sociales e indígenas que respaldaron a Morales en momentos críticos ahora comenzaron a tomar distancia y plantean una reconducción del proceso de cambio.

¿Qué lectura hace de la participación de los indígenas en Bolivia en la administración del poder?

Los indígenas están ahora en nuevos escenarios y uno de esos escenarios es el ejercicio del poder. Si nosotros tenemos el ejercicio del poder podemos generar políticas públicas y adquirir experiencias para cambiar los parámetros de los sistemas monoculturales, monolingües, que son excluyentes en la sociedad.

Se reunió con el canciller David Choquehuanca, ¿a qué conclusiones llegó?

Aparte del canciller, también llegamos para saludar al compañero Evo, para decirle que le eche ganas y salga adelante, lo queremos mucho y reconocemos el gran desafío que afronta con una sociedad saqueada. En conclusión, se deben afianzar los instrumentos propios de los pueblos indígenas en la organización y participación política.

Es importante la continuación de las luchas sociales y el camino es largo, pero también hay una necesidad de liderazgo continental de los pueblos indígenas y es importante enaltecer Bolivia y a sus dirigentes, para que los pueblos tengan referencias o estadistas como Evo Morales.

¿Las organizaciones indígenas están consolidadas?

Estas organizaciones tienen sus propias evaluaciones y también son ellas las que deben concretar las demandas del pueblo en soluciones y respuestas concretas; nadie les puede arrebatar sus logros y sólo se puede mantener esos logros si hay buena organización y formación de los compañeros.

¿Estas organizaciones aún son la base del proceso de cambio?

Sí, porque no hay de otra, es una oportunidad de oro que tienen los hermanos de aquí (Bolivia) de fortalecer su proceso, su identidad y fortalecer su entorno. Normalmente seguimos a unos politiqueros y al final nos dejan una limosna y una utilización de los pueblos y una burla a las organizaciones.

Esa perversidad no ha terminado en América Latina, se comercializa la pobreza de nuestra gente y ellos tienen la misión de transformar esto.

Empero, luego medidas como el gasolinazo o la escasez de azúcar algunas organizaciones marcaron distancia del Gobierno, ¿la relación está desgastada?

No, pero yo llamaría a las organizaciones que no se pierdan en la coyuntura, nos han podido dominar durante 200 años porque nos hemos vuelto coyunturalistas y perdemos de vista los grandes procesos que están en nuestra responsabilidad; sé que estos problemas afectan más a los pueblos oprimidos.

Sin embargo, mucho de esto (la crisis) no es resultado de la política nacional, sino son impuestos por grandes poderes internacionales; (pido) que se sepa diferenciar la coyuntura con los retos y procesos históricos donde los pueblos y organizaciones indígenas son protagonistas.

Yo les animo a que continúen no sólo con las luchas sociales, sino que también asuman la coyuntura, estoy consciente de que si no hay presión social no se logran los cambios, pero esa coyuntura y ese reto histórico tienen que tener viabilidad.

¿Hay riesgo de ruptura con algunas organizaciones?

No creo, porque las organizaciones indígenas hoy tienen una gran capacidad de análisis e identificar cuáles son las conveniencias a largo plazo; creo que muchos de nosotros que actuamos en torno a la coyuntura es que no tuvimos la oportunidad de visualizar el futuro.

La gente que vivimos hoy tenemos que sostener los cambios para que nuestros hijos se enorgullezcan de nosotros mañana; lo que hicimos los indígenas trasciende más allá de nuestra existencia en este mundo.

¿Cómo se reemplaza a los indígenas que dejaron su liderazgo en los sectores y ahora son diputados, senadores u otro tipo de autoridad?

El relevo planificado en las organizaciones es fundamental y creo que el acompañamiento de nuevos jóvenes líderes es muy importante, siempre y cuando no confundan su ser movimiento con su ser político. Ejercer un cargo público es un servicio, pero también una experiencia de aprendizaje legislativo.

HOJA DE VIDA
Dato Nace en 1959 en Guatemala (Chimel, Uspatán) en una numerosa familia indígena maya-quiché.

Labor Denunció injusticias y en 1992 fue reconocida con el Premio Nobel de la Paz. Respalda al presidente Morales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario