martes, 31 de enero de 2012

Mitología ayoréode, contada en forma de historieta

Las historias y leyendas ayoréode fueron trasladadas al cómic para explicar los derechos sexuales y reproductivos. La Iniciativa se pondrá en práctica en febrero. También ayudan a recuperar la mitología de la etnia



L a misión era incorporar contenidos acerca de los derechos sexuales y reproductivos en el curriculo educativo de las comunidades ayoreas. El problema era cómo lograr que esa información no resultara aburrida para los niños, niñas y adolescentes, a los que estaba destinada.
La solución fue la menos convencional: recurrir a los mitos antiguos de la tradición oral del pueblo ayoreo y adaptarlos a la historieta.
Ese fue el camino que eligió el equipo de Apcob (Apoyo Para el Campesino-Indígena del Oriente Boliviano) al que se le encomendó la tarea, como parte de un proyecto más amplio en el que están involucradas varias instituciones y que tiene como fin informar a toda la población ayoréode acerca de sus derechos.
La iniciativa ya fue puesta en consideración de maestros y de varias comunidades, donde no solo a los chicos les resultó entretenida la idea, sino también a las personas mayores: “Los dibujos recreaban mitos que muchos adultos habían escuchado contar a sus abuelos y padres. Era la primera vez que los veían recreados de esa manera”, comenta Claudia Román, responsable de llevar a cabo el proyecto para Apcob.

LOS MITOS
El pueblo ayoreo antiguamente se caracterizaba por la valentía de sus guerreros. En su mitología hay muchos relatos que cuentan sus hazañas, pero también hay las que explican los fenómenos naturales y establecen normas de convivencia. En su cosmovisión, los animales, objetos y todo ente que forma parte de este mundo alguna vez tuvieron características humanas y detrás de ellos hay un significado o simbología. La riqueza de esos relatos se muestra tambien en la variedad de versiones que tiene una misma historia.
Para este proyecto se hizo una cuidadosa selección de aquellos mitos que abordarán temas relacionados con la sexualidad, formación de pareja, reproducción, valores de reciprocidad y amistad.
De esa selección quedaron seis, los cuales a través de talleres con personal técnico del Consejo Educativo Amazónico Multiétnico (CEAM) de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), docentes y padres de familia se identificaron los contenidos y la metodología para que los maestros con guías y rotafolios las puedan explicar a los chicos. Ese material también podrá ser accesible para los que no asisten a la escuela, porque la educación escolarizada todavía no es prioritaria para algunas familias ayoréode.

DIBUJOS
El responsable de darle rostro y forma a los personajes mitológicos fue Noel Castillo. Mientras el dibujante muestra entusiasmado algunas de sus recreaciones admite que quedó fascinado por las historias y la cultura ayorea. Incluso realizó más dibujos de los que estaba establecido en el acuerdo con Apcob.
Para dibujar se valió de fotografías y documentación, pero lo que más le ayudó para retratar la fisonomía y los escenarios fue visitar comunidades ayoreas donde conversó con niños y ancianos.
El relato que más le fascinó fue el de Corabe y Nenami, “porque te habla del amor entre una mariposa y una largatija. Te muestra que los padres pueden ser diferentes en lo físico y en lo espiritual, pero de alguna manera llegan a complementarse. Los niños no nacen con alas de mariposa ni cola de lagartija, sino bellos. A nivel simbólico tiene muchas enseñanzas”, afirma Noel, que también destaca el mito de Ajnorai (el rayo), que cae del cielo y que protege a los niños buenos y convierte en sapos a los malos, cuando empieza un gran diluvio. “El relato es parecido al diluvio universal, lo que te lleva a pensar que todos los mitos son parecidos”, reflexiona el dibujante que fue colaborado en la pintura de las historietas por Diana Ramírez, Steffy Piérola, Nardha Velásquez y Paola Serrate.

VALIDACIÓN
Para adaptar estas historias se ha tenido cuidado en elegir las partes, porque la mayoría de los relatos son extensos y tienen partes que no se pueden contar por contar. “Por ejemplo, para los ayoréode si uno cuenta ciertas partes del de Corabe y Nenami, puede provocar separaciones de las parejas y en el de Ajnorai pueve provocar lluvias en épocas que no son las deseadas”, explica Lenny Rodríguez, de Apcob, que también coordina la puesta en marcha del proyecto.
Con el fin de evitar imprecisiones se cuenta con el asesoramiento de Humberto Etacore Chiqueno, que es de origen ayoreo y que estará a cargo de transmitir a los adultos y maestros la manera cómo enlazar la mitología con la problemática de los derechos sexuales y reproductivos de su etnia.
Humberto tiene 37 años y recuerda que fue su abuelo el que empezó a contarle acerca de Ajnorai y otras historias “Mi abuelo nació en el monte. Era un guerrero y sabía transmitir a sus hijos y nietos lo que para nuestro pueblo era bueno o malo. Lamentablemente ya hay pocos como él que cuenten nuestros mitos. Se han ido muriendo y en las nuevas generaciones casi no se escuchan esas historias”, dice Humberto, que es de Poza Verde, una comunidad a ocho kilómetros de Pailón, donde dentro de algunas semanas más se empezará a conocer las historietas.

PUESTA EN MARCHA
“Las historietas son una de las primeras iniciativas por elaborar materiales educativos con vivencias del pueblo ayoreo, porque la mayor parte de la información que les llega no es en su idioma y habla de otras realidades”, comenta Román, que agrega que de forma paralela a las historietas con mitos se han realizado otras en el mismo formato, pero orientados a los adolescentes que abordan temas como el embarazo en la adolescencia, prevención de enfermedades como el VIH-sida, violencia sexual y sicológica y otras problemáticas a las que están expuestos los jóvenes de esta etnia, que tiene una parte de su población viviendo en zonas urbanas.
El proyecto es parte de una estrategia en la que participan Apcob, Epua Kuñataí (institución que trabaja con mujeres indígenas) y la Central Ayorea Nativa del Oriente Boliviano (Canob). Cuentan con el financiamiento de la Comunidad Europea y tiene como objetivo informar y concienciar acerca de los derechos sexuales y reproductivos de esta etnia que sigue siendo marginada por diversos sectores de la sociedad boliviana.
Como parte de esa estrategia tambien se están grabando cantos antiguos, que interpretan ancianos de las diferentes comunidades y que hacen referencia a la concepción, las relaciones de pareja y otros temas vinculados a la salud. Ya se han podido registrar 25 canciones, pero se espera que hayan más. En los próximos meses ese material será editado en discos y en casetes para ser difundidos entre las personas del pueblo ayoreo. “Lo importante es que tanto las historietas como el material que se les entrega sean creíbles para ellos y les sirva para recuperar sus tradiciones y exigir sus derechos”, afirma Rodríguez.



Ajnorai ( Rayo)
HISTORIA . Los niños jugando con Ajnorai. Escena que formará parte de la historieta dibujada por Noel Castillo
Antiguamente todos los seres vivos y objetos del mundo eran personas; un día, cuando el Ajnorai (Rayo) era aún ayoreo, cayó para tumbar un árbol, pero no lo logró, quedó malherido en el suelo, mientras se quejaba del dolor que sentía, unos niños y niñas del Guiday (campamento temporal) cercano lo encontraron, se lo llevaron al Guiday para curarlo y sanarlo.
En una ocasión en que los niños y niñas jugaban con Ajnorai. Él les dijo:
-Dejemos de jugar por un momento, mientras construyo mi casa, después juego con ustedes. Algunas niñas y niños empezaron a tirarle piedras, pues querían seguir jugando.
Ajnorai les dijo:
-Dejen de tirarme piedras. Después seguimos jugando.
Pero algunos niños y niñas continuaban tirándole piedras. Cuando terminó su casa, Ajnorai hizo que lloviera mucho y se inundó el mundo.
Los niños y niñas corrieron a la casa para refugiarse pero, a los que le habían tirado piedras, el rayo les dejó fuera de la casa. A los que no le habían tirado piedras los dejó entrar en la casita.
Los niños y las niñas que maltrataron a Ajnorai, se quedaron fuera, se convirtieron en ranas y sapos y lloraban así:
-¡Croac, croac, croac...!
Con este mito el docente o facilitador aborda el tema de la amistad, ‘amigos buenos’ comparten nuestros juegos. A veces peleamos y nos ponemos tristes, pero luego nos olvidamos y jugamos otra vez. ‘Amigos malos’ son aquellos y aquellas que nos hacen sentir mal, tristes, nos lastiman, nos hacen cosas que no nos gustan, nos obligan a hacer cosas malas como insultar, lastimar a los demás, a los animales, robar, romper, fumar, tomar alcohol o hacer cosas que dañan el cuerpo.
Según la tradición de los ayoréode se debe tener cuidado en contar esta historia en tiempos de lluvias, pues puede causar inundaciones en el lugar donde se cuente.



Por qué todos los niños y niñas son hermosos
FAMILIA. Recreación de Corabe y Nenami con sus hijos.
Corabe (mariposa) era una joven, hermosa y mujer ayorea, muchos jóvenes coqueteaban con ella. Así como ahora cualquier joven busca a una chica simpática, también ella era deseada por muchos hombres jóvenes. Ellos le hablaban, y aunque ella jugaba con ellos, no quería juntarse con ninguno.
Uno de estos jóvenes era sumamente feo y se llamaba Nenami (lagartija).
Él quería conquistar a Corabe.
Para enamorar a Corabe, Nenami se puso jmanéropiedie alrededor de sus brazos, un kobia alrededor de su cuello y se amarró su cabello con una soga de garabatá.
Nenami se subió a un árbol de carujnánque, el cual tiene una cáscara resbalosa y que se desprende. Una vez arriba, se sentó sobre una rama y cuando corabe pasaba por ahí, él desató su cabello y arrojó la soga de garabatá y la dejó colgar. Corabe agarró la soga y subió hasta encontrar a Nenami, donde se conocieron y vivieron hasta que ella quedó en cinta.
Nenami fue el primer hombre ayoreo que tuvo un bebé con una mujer ayorea. Gracias a Nenami y a Corabe es que los ayoréode conocieron las relaciones sexuales, y aprendieron cómo hacer niños.
Aunque Nenami era feísimo, el niño nació hermoso, hasta ahora todos los niños y niñas nacen hermosos y hermosas, aunque el papá o la mamá sean feos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario