martes, 5 de octubre de 2010

Tejidos de tribu Navajo de EEUU muestran su fortaleza ancestral

Cada estilo del arte textil nativo, que se expone en un espacio de intercambio de mitos y tradiciones, permite conocer la cultura que aún se resiste a desaparecer.

Edwin Conde Villarreal

Una colección de textiles de diferentes épocas, que fueron elaborados por un grupo de tejedoras de la tribu Navajo proveniente del Museo de Arte Kennedy de Estados Unidos se expone en el Museo de Etnografía y Folklore (Musef) de la ciudad de La Paz. La muestra incluye la demostración de la experta nativa D.Y. Begay, que compartirá sus tradiciones en el arte textil junto a otras tejedoras bolivianas.

“Los navajos creen que la tradición de tejer es un don de la santa divinidad Mujer Araña”, dice Begay, quien es una tejedora nativa. Relata que cuando era niña estuvo en contacto con las actividades de la cría y esquila de ovejas, cardado e hilado de la lana, con la cosecha de plantas para el teñido y con el aprendizaje de la forma tradicional navajo de confeccionar los textiles.

La Embajada de Estados Unidos en Bolivia invitó a la representante navajo D.Y. Begay y al director del Museo de Arte Kennedy, Edward Pauley, de donde provienen los tapices, para compartir con los bolivianos en una práctica intercultural.

La exposición denominada Tradición y práctica permitirá a los paceños conocer las creencias de la comunidad nativa de los navajos.

La artista nativa Begay explica que, históricamente, los comerciantes dispersaron los diseños originales, los patrones de color por toda la región.

Actualmente, el navajo es el pueblo nativo más numeroso, con unas 298.000 personas que viven en el suroeste de Estados Unidos repartidos por los estados de Arizona, Nuevo México, Utah y Colorado.

“Gran parte del simbolismo en los tejidos, que se halla representado por los colores y algunos de los motivos, ha sido el mismo desde el principio de los tiempos. Muchos de los tonos en la fibra son recordatorios de aquellos presentes en la naturaleza”, explica la artista. El director del Museo Kennedy, Edward Pauley, revela que en el repositorio ubicado en Ohio se cuenta con ocho mil piezas, entre textiles, cerámica, fotografías, pinturas y dibujos de 1800 y 1900. Los tejidos de los navajos, 800 en total, fueron donados al repositorio por Edwin L. y Ruth E. Kennedy, lo que motivó la creación del museo estadounidense.


DATOS TRIBALES

ESPÍRITU. Una parte importante de cualquier tejido navajo es la línea del espíritu. Éste revela nuestros pensamientos y cómo liberamos nuestra tarea mental y física en el proceso de tejer.

MANTAS. Las mantas y Biils (vestidos tradicionales de las mujeres) continúan siendo confeccionados para ser usados en las ceremonias.

TERRITORIO. El de los navajo cubre 70 mil kilómetros cuadrados en EEUU.


“Tejer es como la vida y el telar está vivo”

Muchas tejedoras navajo consideran que “tejer es como la vida”, por lo tanto, tratan el telar y las herramientas del tejido como una entidad viva, explica la artista D.Y. Begay.

Una leyenda navajo relata:

“Las estacas en cruz del telar fueron hechas / de las cuerdas del cielo y de la tierra, / Los listones de la urdimbre de los rayos del sol, / Los lizos de cristal de roca y relámpagos, / El listón de halo solar, / El peine de la concha blanca.

Dentro de los tejidos existe la tradición de la Línea del Espíritu, que se coloca en un textil cuando una tejedora se encuentra casi en el punto final de su tapiz. La tejedora tomará la hebra de la lana, que es color de fondo predominante y la extiende hacia afuera del borde. Muchas tejedoras creen que la línea revela nuestros pensamientos.

1 comentario:

  1. EL CONOCIMIENTO ANCESTRAL Y LA COSMOVISIÓN DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS SIGUEN VIVAS CUANDO LAS MUJERES Y LOS HOMBRES TEJEMOS.

    ResponderEliminar